Tarde y noche de Rocío ya en Jerez

  • La hermandad entró ayer rezando ante la Patrona y visitando a la Virgen del Desamparo · El centro vivió un extraordinario ambiente rociero · Termina una romería más tranquila de gente y fresca en el tiempo

Comentarios 8

Con la entrada del Simpecado en la iglesia de Santo Domingo pasadas las diez y media de la noche, la Real Hermandad del Rocío de Jerez ponía el epílogo a la romería de este año cerrando así nueve días de camino y estancia en la aldea sin que hayan producido incidentes de extrema gravedad, cumpliendo el programa establecido, con una casi inéditas temperaturas y climatología que han ayudado sin embargo a hacer más soportable el tránsito por Doñana. Ha habido menos gente, en sintonía con lo que ha sido este Rocío de forma general, lo que en parte se agradece por los que consideran que en El Rocío lo que sobra es gente, aunque esto vaya en detrimento de los alquileres de casas en la aldea que han bajado. Estos podrían ser algunos de los datos más importantes de este año junto a otros que la propia junta de gobierno tendrá que evaluar como la participación en los actos religiosos, algo de lo que se ha quejado el propio hermano mayor.

El recorrido por la ciudad fue como de costumbre con mucho público que salió al encuentro para recibirla desde que asomó por la carretera del Calvario e hizo su aparición por el Hospital San Juan Grande para hacer su primera parada de costumbre. Siguiendo el guión de siempre, se saludo a la Virgen de Lourdes para a continuación girar hacia Armas de Santiago para ofrecer la primera estampa singular, el saludo a los romeros a la Patrona jerezana, instituyendo así la actual junta de gobierno el rezo de la Salve ante la Merced nada más entrar en la ciudad. Ya el pasado año, con motivo de las bodas de diamante, la comitiva pasó por delante de la basílica. No fue esta la única novedad ya que una vez que se bajó por calle Muro, se volvió hacia Taxdirt para recibir la bienvenida del Prendimiento que situó en la puerta de la capilla del Asilo a la Virgen del Desamparo sobre una parihuela. Fue un saludo intenso del mismo modo que sucede cada año en las puertas de La Victoria donde la hermandad de La Soledad también recibió a la del Rocío abriendo las puertas del templo para dejar ver a la Dolorosa de la cofradía con su altar totalmente iluminado y tañendo las campanas del templo. Este sonido junto al del estallido de los cohetes, que volvieron a estar al igual que en la salida, fue una constante ayer alrededor de la hermandad. A los saludos se sumaron las hermandades de la buena muerte y del Desconsuelo. Así fue transcurriendo la llegada con cantes por sevillanas entorno a la carreta, con oraciones de bienvenida y saludos de otras hermandades como la de la Oración en el Huerto y la del Nazareno, con sus estandartes . El deseo de visualizar de nuevo Cristina era evidente para primero desarrollar el protocolo de despedida a todos los carros, jinetes y vehículos que han hecho la vuelta con la hermandad jerezana. Tras pasar por delante todos, la carreta fue llevada hasta las puertas de Santo Domingo donde aguardaba la banda Acordes de Jerez que interpretó primero el sólo de la marcha Rocío y el himno nacional cuando el Simpecado entraba en el templo. Los últimos vivas a la Virgen, los últimos aplausos para Ella y la última Salve fueron el adiós definitivo a la romería 2008. Así fue como en la tarde y noche de ayer, el centro urbano fue rociero por unas horas gracias a la llegada de la hermandad, un excusa perfecta para muchos que quisieron ver de cerca algo del Rocío y para otros, en su mayoría, rocieros y rocieras que no han podido ir este año o que la vuelta estaba fuer a de sus planes, poder revivir, aunque fuera pisando adoquines, el ambiente romero que Jerez ha llevado durante los días de camino. La culminación del regreso comenzaba bien temprano por parte de la hermandad con los preparativos para salir de Marismilla y llegar a Sanlúcar para efectuar el embarque. Esta operación no duró demasiado porque la comitiva era mucho más corta. Al mediodía se rezó el Ángelus frente a la pequeña capilla de la Virgen del Carmen situada casi al pie de la arena de la playa sanluqueña, al que pudo asistir el teniente de hermano mayor de la hermandad, Ignacio Muñoz. También Andrés Cañadas, en cofrademania, se acordaba de una efemérides, el 53 aniversario que se cumplió ayer de la bendición de la imagen de la Virgen del Rocío que se venera en Santo Domingo a las que se le cantó el cumpleaños feliz dentro del templo. Tras una breve espera, se emprendió la marcha por las calles de Sanlúcar donde no pocos se pararon para ver la caravana jerezana, con la singularidad que le proporciona sus 13 carretas, algo exclusivo de Jerez en la provincia. Tras el recorrido urbano, de nuevo la temida carretera que tuvo su primer respiro en Ventosilla con el rengue de almuerzo. Allí ya se empezaron a ver gente llegada de la ciudad para compartir ese momento. La siguiente caminata dejó a la hermandad en El Barroso y desde ese punto hacia Jerez. Las flores del Simpecado fueron cambiadas, siguiendo el mismo estilo y casi las mismas tonalidades con las que nos ha sorprendido el prioste este año. Así fue el día en el que la hermandad despidió un nuevo Rocío y empezó a pensar en el de 2009 para el que presumiblemente habrá que seguir peleando el asunto de los coches en Doñana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios