sevilla f.c.

¿Quién pregunta ahora por la Liga?

  • Enero saludó con crudeza a una plantilla que no es tan maravillosa ni completa como se creía · Las bajas de los hombres importantes evidencian las diferencias de nivel

Comentarios 22

La llegada del mes de enero ha constatado varias cosas en el Sevilla y ninguna de ellas positiva. La tendencia que ha tomado el equipo de Manuel Jiménez, otrora considerado incluso como uno de los candidatos a pelear el título de Liga a Real Madrid y Barcelona, es claramente descendente y su plantilla, cacareadamente elogiada por su presidente -que en repetidas ocasiones la ha catalogado como la mejor de la historia del club e incluso ha insinuado que era la más completa de la Liga- siembra a día de hoy muchísimas dudas. Hará poco más de un mes los profesionales sevillistas tenían que contestar en sus comparecencias ante la prensa su opinión sobre si el Sevilla podía soñar con el título liguero. Lo hacían con cierta perplejidad ante la naturaleza de la cuestión, pues faltaba mucha tela por cortar, aunque es cierto que el equipo de Nervión estaba a tres puntos a lo máximo de los grandes. Hoy, 4 de enero de 2010, a ningún periodista se le ocurre hacer tal pregunta a un futbolista del Sevilla y mucho menos con el panorama que le espera al equipo que adiestra Jiménez.

Y es que si la Copa de África ha significado que abandonen el equipo durante un mes dos futbolistas más que claves en el esquema, una racha paralela de lesiones ha dejado a esa gran plantilla elaborada por Monchi y sus técnicos en entredicho. Han coincidido además que estas ausencias se han focalizado en la columna vertebral del equipo, con lo que el rendimiento, que ya dio muestras de no ser el del inicio de campaña, se ha resentido de forma considerable. ¿Puede decirse, utilizando el argot coloquial, que el equipo se ha caído? Habrá que esperar a que se recuperen futbolistas como los brasileños Luis Fabiano y Adriano mientras permanezcan fuera de la dinámica los que disputan la Copa de África, Zokora y Kanoute, pero lo que sí ha dejado bien claro tanto el final del viejo año como el comienzo del nuevo es que sus sustitutos no están a la altura.

Lo que antes salta a la vista son los hombres que, ahora sin Zokora, deben ocupar el centro del campo, una demarcación vital tanto para el ataque como para la defensa y que en un equipo de fútbol marca el equilibrio, el ritmo y la colocación de los futbolistas y las líneas. El primer partido sin el ex jugador del Tottenham, el pasado sábado en el Vicente Calderón, dejó en evidencia a dos jugadores, sobre todo a uno, que entienden el fútbol a otro ritmo totalmente diferente a como lo hacía el Sevilla de Zokora. Duscher y Romaric recibieron la temporada pasada no pocas críticas por parte de la afición y del entorno que rodea al equipo y siguen sin tener el beneplácito de éstos.

Gustarán más o menos, pero por encima de todas las cosas entienden el fútbol a otra velocidad y podrían tener cabida, sobre todo el marfileño por su categoría técnica y desplazamiento de balón, arropados con otros centrocampistas de más recorrido, pero nunca juntos. Lolo, que apuntó más que maneras y oficio, parece haber caído en desgracia y Fazio es tanto la gran esperanza como el perenne lesionado.

Pero se sigue con los sustitutos en esa columna vertebral que debe ser el sostén y el alma de cualquier equipo. Se quiera o no, en este Sevilla y en el que recientemente ganó los títulos tienen mucho peso Kanoute y Luis Fabiano. Tanto monta, monta tanto, ambos rozan los 200 goles en cuatro años, han crecido con el equipo y son casi la epidermis del sevillismo. El fichaje de Negredo este verano ilusionó a la afición como hacía tiempo que no lo lograba un futbolista y si bien tuvo un arranque de campaña muy prometedor, estando incluso en mejor forma que Kanoute, el bajón que ha dado lo sitúa ahora mismo en el trance de ser un delantero desconocido que, cuando menos, no está al nivel de Kanoute y Luis Fabiano. No hablemos de que vaya a tener sitio en el Real Madrid, partiendo incluso de la base que cualquier goleador de un equipo de la zona alta de la tabla es titular en su selección.

Otra demarcación que se ha desfondado son los laterales. Si bien Konko empezó el ejercicio con algún indicio de mejoría, sus últimas actuaciones están siendo mucho más desafortunadas, sobre todo por continuas pérdidas de concentración en las marcas, en defensa. Pero lo más grave es que Fernando Navarro, un hombre que se guiaba por su seguridad, también está dejando muchas dudas en el aire. Adriano y Sergio Sánchez, quienes iban a ser los encargados de apretarles, han desaparecido del panorama, siendo especialmente delicado el asunto del catalán.

Con esto se tiene que sólo Jesús Navas y Perotti andan en buena forma, pero sólo aparentemente, pues ya se ha visto que los rivales han aprendido la forma de frenarlos. Colocan ayudas a las marcas y los extremos no pueden burlarlas del todo sin el apoyo de paredes… y para eso necesitan compañeros.

Pero es que el panorama resulta desalentador con lo que le espera al equipo en el mes de enero. De entrada, la eliminatoria de octavos de final de Copa ante el Barcelona no puede venir para el equipo de Jiménez en peor momento. En cuadro en cuanto a efectivos y con un estado anímico bastante tocado por lo que le ocurre a Sergio Sánchez, sería casi un milagro que el Sevilla apeara al conjunto de Guardiola del torneo copero. Y todo ello con el crédito del entrenador, ya de por sí cogido con alfileres, cada vez más tocado. O sea, que de comerse el mundo a…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios