EN 12 HORAS

Barbate, capital europea del atún

La playa del Carmen, en pleno centro de la población, una de las señas de identidad barbateñas. La playa del Carmen, en pleno centro de la población, una de las señas de identidad barbateñas.

La playa del Carmen, en pleno centro de la población, una de las señas de identidad barbateñas. / ARAGÓN PINA

Todos los años los atunes viajan por amor desde el Atlántico hasta aguas más cálidas a desovar… a reproducirse dicho en lenguaje menos fino. En ese viaje algunos se quedan en las almadrabas de Barbate para dar vida a una de las gastronomías más ricas del sur de Europa, la del rojo salvaje. Además, vistas de costa, el escaparate de dulces más vistoso de la provincia y un tapeo con encanto. La cena tiene nombre: El Campero.

10.00 Desayuno de mercado

Desayuno. Desayuno.

Desayuno.

Una visita a una plaza de abastos comienza con un desayuno en sus alrededores; si no, no es lo mismo. Junto al edificio, cuya entrada está por la avenida de Andalucía, está la calle Luis Braille, una vía peatonal donde se puede desayunar en un par de sitios, el bar Miguel o La Plaza, un buen untamiento de pan siempre pone el cuerpo a tono.

11.00 La plaza del techo pintado

Mercado de Barbate. Mercado de Barbate.

Mercado de Barbate.

El mercado de Barbate ha ganado mucho desde 2017 cuando la empresa Harte Decoraciones transformó su techo en una especie de fondo marino por donde pasean pescados y alguna fantasía marina. Ver el espectáculo en un vistoso color azul de fondo ya merece la visita, pero es que, además, hay espectáculo también en los puestos, donde se puede encontrar un pescado de gran calidad. En la puerta también curioso el kiosko de la panadería Fuentes.

12.00 La hora del Jerez

Taberna de El Relojero. Taberna de El Relojero.

Taberna de El Relojero.

Después de tanta intensidad de colores conviene hacer un poco de reflexión. En la avenida de la Constitución, junto al Campero, hay una pequeña bodeguita con historia. Se llama “Almabrazo El Relojero” y el nombre se debe a que está regentada por un antiguo relojero que todavía sigue conservando en el establecimiento, en una esquina, su taller para reparar las horas. Lo que es el alma se repara rápidamente en el local con una copita de Jerez, que tienen en sus propias botas, en el establecimiento, que es de esos “bujíos” sorprendentes que hay siempre escondidos en las poblaciones.

13.00 Conservar el paladar

Museo del atún. Museo del atún.

Museo del atún.

Es buena hora para visitar algunas de las fábricas de conservas que hay en la localidad. Las tres paradas que proponemos están en el polígono del Olivar, a la entrada de la población. La Chanca tiene un Museo del atún y Herpac, otra de las conserveras ofrece también despieces de atún en sus visitas. Lo mejor es contactar con ellos por teléfono para conocer cuando tienen visitas a sus instalaciones programadas. Los dos son las únicas firmas que venden, además, mojama con el sello de “Mojama de Barbate”. En el mismo polígono otra fábrica de conservas muy singular, El Ronqueo, con una colección muy personal de productos… atención a sus lomos de sardina en vinagre.

14.00 Del atún en manteca a las tortillas

La Taberna de Abelardo o Bar de Presenta. La Taberna de Abelardo o Bar de Presenta.

La Taberna de Abelardo o Bar de Presenta.

Una de las estrellas de Barbate es el tapeo. Hay buenos bares de tapas y, además, se tapea a muy buen precio. Recorremos la ciudad de punta a punta a base de tapas. Empezamos en la taberna de Presenta, en avenida cabo Diego Pérez. Atención a su mostrador de azulejos y a su atún en manteca. En la avenida del Mar está el bar Camarón, un pequeño establecimiento donde hay que probar sus tortillitas de camarones un poquito abuñoladas. En el paseo marítimo, Variopinto, un local de cocina innovadora. Lo suyo es sentarse en la terraza y disfrutar del paisaje dentro y fuera del plato.

15.00 De la mojama a la morena en adobo

Sigue el paseo tapístico. En La Bocana, en la avenida del Mar, tienen muy buenas tapitas de atún. Destaca la sarda, un túnido, que ellos mismos preparan, metiendo su carne en sal y luego conservándola en aceite en pequeños filetes. Está buenísima metida en dos rodajas de pan. El lado salado termina en el bar Paquete una especie de taberna de pescadores situado junto al puerto pesquero y donde ponen una morena en adobo perfectamente frita. Ya puestos a pasarse en lo que es comé se puede terminar con un helado de los de Pepe El Malagueño, en el paseo marítimo. Sabores tradicionales y servidos en cucurucho de barquillo… de los que te manchas la barbilla.

16.00 Paseo por la playa

Con el helado puesto o ya en el estómago, lo suyo es digerir tanta caloría con un paseo por la playa del Carmen, que recorre toda la ciudad de punta a punta. Si hace buen tiempo hasta te puedes dar un bañito. Si hace “viruji” pues a disfrutar del paisaje que tampoco se queda atrás.

17.00 La mampara maravillosa

Confitería Tres Martínez. Confitería Tres Martínez.

Confitería Tres Martínez.

Si el cuento tenía una lámpara maravillosa, en Barbate tienen la mampara maravillosa, el escaparate de la heladería Tres Martinez, situada en la plaza Pio XII. La familia Martínez expone todos sus tesoros tras los cristales. Hay desde dulces clásicos hasta creaciones más innovadoras o unas delicias realizadas con piñones del cercano parque natural de La Breña. Para los más atrevidos, los bombones de la casa que combinan las salazones de Barbate con chocolate.

18.00 Gadira, las tiendas del atún

Gadira. Gadira.

Gadira.

Gadira es una firma dedicada al atún rojo de almadraba. Elabora conservas a partir de este producto y también salazones y semiconservas. Tienen una tienda en el centro del pueblo, en la avenida de Andalucía, muy cerca del mercado. Allí se puede comprar también atún crudo, envasado al vacío y congelado. Si es temporada también lo venden fresco… sólo esto ya merece una excursión.

19.00 Paseo por los acantilados

Acantilados en el Parque Natural de la Breña. Acantilados en el Parque Natural de la Breña.

Acantilados en el Parque Natural de la Breña.

El atardecer es perfecto para pasear por el parque natural de La Breña y Marismas de Barbate. El sitio está lleno de pinares, un bosque que va de forma paralela a la costa. A través de sus caminos, además de El Bosque se pueden ver los acantilados que hay junto al mar. Las vistas son una preciosidad.

20.00 Caños de Meca

Se puede seguir un poco más adelante y llegar hasta Los Caños de Meca, otra playa de ensueño, llena de acantilados. En verano es una zona de lo más poblada y concentra a gran número de los turistas de la zona. En ese tiempo adquiere vida propia, aunque el resto del año permite disfrutar del paisaje casi en estado salvaje.

21.00 El Campero... y algo más

El Campero. El Campero.

El Campero.

No hay otra forma de terminar el viaje que visitando la catedral europea del atún, el restaurante El Campero. Hay varias formas de disfrutarlo. De una forma más informal en su barra de tapas. Se puede también visitar su restaurante u optar por la fórmula más atrevida su menú degustación en torno al atún. En cualquiera de las formas hay que probar el atún encebollao. Si prefiere una opción más relajada pero también con cocina de mucha calidad, dos opciones en el extrarradio. En Zahora está Arohaz y en Caños de Meca, La Breña, dos restaurantes con una cocina innovadora muy interesante.

Para dormir

Hotel La Breña. Hotel La Breña.

Hotel La Breña.

Hotel La Breña, un coqueto establecimiento de Los Caños de Meca con vistas al mar y habitaciones de estética cuidada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios