Amenities ¿Y tú, qué te llevas del hotel?

  • Entre las artimañas más empleadas por los españoles en los alojamientos turísticos, destaca beber del minibar y rellenar las botellas de alcohol con agua o zumo

El 42% de los españoles reconoce haber robado alguna toalla o albornoz de un hotel durante sus vacaciones. El 42% de los españoles reconoce haber robado alguna toalla o albornoz de un hotel durante sus vacaciones.

El 42% de los españoles reconoce haber robado alguna toalla o albornoz de un hotel durante sus vacaciones. / M. G.

Para sacar el cleptómano que hay en su interior, sólo hay que dar un paso. Váyase de vacaciones a un hotel. Allí no podrá remediar llevarse (robar suena duro pero es más exacto) los amenities, o productos de acogida: el champú, el kit de cepillado de dientes, la clásica toalla y, en uno de cada tres casos, beberse el alcohol del minibar y rellenar las botellitas con zumo o agua (que es más barata).

El buscador de hoteles y apartamentos Hotelscan.com ha podido comprobar que los españoles somos los europeos que más normas nos saltamos cuando vamos a un hotel.

Del robar una toalla a rellenar las botellas de minibar

En primer lugar se les preguntó si alguna vez habían hecho algo prohibido en un hotel a lo que el 90% de los españoles dijo que sí, a todos ellos después se les preguntó cuáles habían sido las normas que se habían saltado en un hotel. La mayoría confesó robar comida del desayuno para comerla después (70%).

Fumar asomados por la ventana en una habitación de no fumadores (53%) es otra de las licencias que se toman los huéspedes.

En cuanto a los robos / artimañas más populares, robar toallas y/o albornoces (42%) es un clásico, así como beberse las botellas del minibar y rellenarlas con agua o zumo (35%).

Con menor porcentaje, pero no por ello menos tramposo, dejar las toallas en las hamacas de las piscinas durante todo el día (28%) y meter a una persona más en la habitación (10%) es otra de las prácticas más frecuentes. Con un 8%, bañarse en la piscina cuando está cerrada cierra el ranking.

Rellenar las botellas del minibar puede suponer un recargo en la tarjeta de crédito. Rellenar las botellas del minibar puede suponer un recargo en la tarjeta de crédito.

Rellenar las botellas del minibar puede suponer un recargo en la tarjeta de crédito. / M. G.

Métodos empleados para salir airoso 

Lo cierto es que muchas de estás prácticas parecen más o menos razonables. Llevarse algo de comida del buffet del desayuno, una pieza de fruta o un bocadillito para media mañana, se toma con naturalidad, aunque en la mayoría de los hoteles está prohibido. Es algo asumible y normalmente se hace la vista gorda. Igual pasa con fumar asomado a la ventana, que también es algo que la mayoría de los fumadores hacen en los hoteles a pesar de que corren el riesgo de que el aparato detecte humo de la habitación y les ponga en un compromiso.

Otra de las situaciones que se justifican es que los huéspedes se lleven un albornoz con las iniciales del hotel o una toalla. Es algo que muchos hoteles tienen previsto, aunque prefieren que lo compren y suelen indicar el precio, incluso, muchos de ellos instalan un pequeño chip que detecta al salir del hotel si se llevan alguna prenda, lo que pone la cara colorada a quien lo ha hecho. Pero lo más sorprendente de todo es que un 35% de los españoles se bebe las botellas de alcohol del minibar y luego las rellena.

Al querer profundizar un poco más en los métodos de los "ladrones de alcohol", a todos aquellos que respondieron que se bebían en las botellas del minibar se les preguntó cuáles eran las que normalmente se bebían y con qué las rellenaban posteriormente, siendo las más consumidas las que contienen "alcoholes blancos" como la ginebra, el ron o el vodka, que posteriormente rellenaban de agua, seguido del whisky que era rellenado con zumo de manzana o . También se les preguntó si era algo que ya llevaban pensado de casa o se les ocurrió en el hotel, un 70% ya llevaban la estrategia planeada de casa, mientras que un 30% improvisó. En cuanto a cómo se les había ocurrido la idea de hacer esto, el 80% fue porque unos amigos o familiares les habían comentado que lo habían hecho anteriormente.

A nivel europeo, los españoles somos los que más normas nos saltamos en los hoteles: españoles (90%), italianos (87%), portugueses (82%), británicos (78%), franceses (67%).

Francesco Sala, director de Hotelscan , afirma: "Las vacaciones son un momento para descansar, relajarse y disfrutar de unos días que merecidamente nos hemos ganado, y no merece la pena que se puedan estropear porque acaben llamándonos la atención por saltarnos alguna norma del hotel o robar algo que seguramente no nos vaya a solucionar la vida, como una toalla, un albornoz o una botellita del minibar, incluso podemos llevarnos una sorpresa al volver porque nos hayan cargado en la tarjeta de crédito el coste de estos productos robados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios