Vivir

¿Por qué son tan intensos los amores de verano?

  • Cuando llegan las vacaciones, la mayoría planifica meticulosamente sus actividades para disfrutar y experimentar al máximo, y lo mismo pasa con el amor

La liberación estival propicia que los amores de verano sean mucho más intensos. La liberación estival propicia que los amores de verano sean mucho más intensos.

La liberación estival propicia que los amores de verano sean mucho más intensos. / M. G.

Corrían los años setenta y Palito Ortega cantaba aquello de yo sé que este verano te vas a enamorar. El Evangelio de las relaciones sentimentales. El amor es al verano lo que el puchero al invierno y eso lo sabe Palito Ortega, la señora del quiosco y hasta el camarero del chiringuito. El buen tiempo, las vacaciones y el tan esperado verano, para algunos la mejor época del año, hace que confluyan las buenas temperaturas, los días libres y los amigos y eso trae consigo que las relaciones amorosas no sólo proliferen, sino que se vivan con una intensidad estratosférica.

Cuando llegan las vacaciones, la mayoría planifica meticulosamente sus actividades para aprovechar y disfrutar al máximo el tiempo libre, comenzando la temporada veraniega con una alta predisposición a exprimir y sacar partido de cada día sin excepción. ¿Qué sucede entonces con el amor y las relaciones? ¿Qué nos pasa cuando conocemos a esa persona especial? ¿Nos volvemos locos de amor o es solo lujuria desenfrenada? ¿A qué se debe tanta intensidad?

La libertad estival como principal causa

Todos recordamos películas como Dirty Dancing o Grease, donde un amor de verano acaba con todos sus protagonistas felices y comiendo perdices. Pero ¿qué pasa en la vida real? Según un estudio realizado por la antigua app de citas Groopify, el 83% de los solteros españoles reconoce estar abierto a un amor de verano y el 70% afirma haber mantenido un affaire durante sus vacaciones estivales.

Paula Rueda, psicóloga de mediQuo -el chat médico 24/7 donde consultar  directamente con médicos y especialistas de la salud-, explica que este enamoramiento fugaz se nos presenta por la unión de muchos factores, en los que la libertad juega un papel fundamental. "El sentirnos libres de estrés y de las preocupaciones del día a día, unido a la apertura mental con la que conocemos a nuevas personas, sin juicios ni pretensiones, es un factor que nos puede llevar a sentir de forma intensa esa nueva y excitante relación", explica Rueda.

Los protagonistas de 'Dirty Dancing' viven su intensa historia de amor en verano. Los protagonistas de 'Dirty Dancing' viven su intensa historia de amor en verano.

Los protagonistas de 'Dirty Dancing' viven su intensa historia de amor en verano. / M. G.

'Carpe Diem' e impulsividad efímera

Por otro lado, el pensar solamente en el aquí y ahora, haciendo nuestro el famoso lema Carpe Diem, también contribuye a que disfrutemos mucho más de este nuevo amor, con el cuál no hay ninguna pretensión futura sino solamente aprovechar al máximo el tiempo juntos. Y aunque también existen factores más evidentes, como el descanso, las horas de luz y la consecuente escasez de ropa, la psicóloga afirma que "es esta particular característica de estos amores de verano la que los hacen tan increíbles y poco repetibles".

Lamentablemente, cuando volvemos nuevamente a la rutina del día a día, a nuestro trabajo y nuestros quehaceres habituales, por lo general ese amor se desvanece. Incluso es habitual no volver a ver a esa persona. El hecho de que funcionase y fuese tan espectacular viene en gran parte motivado por su carácter excepcional, no rutinario y su limitación en el tiempo.

Los protagonista de 'Grease' viven un apasionado romance de verano que luego se desarrolla en el curso académico. Los protagonista de 'Grease' viven un apasionado romance de verano que luego se desarrolla en el curso académico.

Los protagonista de 'Grease' viven un apasionado romance de verano que luego se desarrolla en el curso académico. / M. G.

Para Paula Rueda, "disfrutar del momento es la clave, dejarse llevar y aprovechar esos pocos días que tenemos libres. Si un amor de verano nos sorprende, aunque sea breve, no deja de ser una experiencia maravillosa". Lo importante es no cerrarse a esa estrella fugaz, pues es posible que se quede para iluminarnos durante mucho tiempo más y, si es así, abrirnos y dejarnos llevar por el amor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios