Última hora Ya están a la venta las entradas para el segundo concierto de Alejandro Sanz en Cádiz

Juan José Padilla. Torero "No le puedo engañar: sueño con torear y vestirme de torero"

  • El diestro retirado jerezano se encuentra en una fase de recuperación, con fuertes molestias, tras ser operado en Sevilla de secuelas por la gravísima cornada que sufrió en 2011 en Zaragoza

Juan José Padilla, delante de varios trajes de torear con los que hizo historia. Juan José Padilla, delante de varios trajes de torear con los que hizo historia.

Juan José Padilla, delante de varios trajes de torear con los que hizo historia. / Miguel Ángel González

Juan José Padilla (Jerez, 1973), quien se retiró la temporada pasada de manera triunfal y con 39 cornadas en sus carnes, está atravesando una durísima etapa por las graves y complicadas secuelas de una de ellas, la que tuvo lugar en la plaza de toros de Zaragoza el 7 octubre de 2011 y por la que perdió el ojo izquierdo y quedó dañado el oído del mismo lado, entre otros muchos destrozos. Recientemente ha sido operado en Sevilla y están previstas nuevas intervenciones en los próximos meses.

–Juan José, ¿cómo se encuentra?

–En una fase de recuperación, estable, pero molesto tras la intervención. Tenía calambres en la lengua que se acentuaban y hacia la laringe, con una presión constante. Me han quitado dos centímetros del nervio. También he sido operado del oído izquierdo por trastornos de estabilidad y vértigos. Y me dieron unos puntos en los párpados. La próxima semana es posible que me retiren los puntos de todas esas zonas. No soy autocompasivo. Hay otras muchas personas que no pueden ser tratadas como yo. La labor del doctor García Perla y su equipo es buena. Con el doctor tengo un trato de amigo a amigo más que de doctor a paciente.

"No guardo rencor al toro. Una vez retirado me frustra un poco no poder compartir y vivir la vida de otra manera"

–Casi todo lo que arrastra es por la gravísima cornada de Zaragoza...

–Sí. No guardo rencor al toro. Una vez retirado me frustra un poco no poder compartir y vivir la vida de otra manera.

–¿Cómo valora su primer año fuera de los ruedos?

–Es una etapa de adaptación. Estaba forzando demasiado la máquina. Me estaban dando ya la cara muchas circunstancias. Es una adaptación dura al no quemar la adrenalina.

–En julio del año pasado ondeaban banderas piratas en las plazas y se escuchaba “¡Padilla, maravilla!” ¿Qué siente a día de hoy?

–Gran orgullo y recuerdo. Ahora tengo un dolor tremendo y profundo porque con esta operación no he podido recoger algunos premios en Pamplona y tampoco podré hacerlo en Santander.

"Estaba forzando demasiado la máquina. Vivo una etapa de adaptación, dura, al no quemar adrenalina"

–¿Y lo vive con nervios, con miedo, como si estuviera en activo?

–He tenido la oportunidad de estar en Madrid, en el Palco real de Las Ventas con el rey en la Corrida de la Beneficencia. O acudir a mi feria de Jerez. Y en esos momentos me acuerdo de mis paseíllos y me he puesto en el pellejo de mis compañeros. Lo he vivido intensamente, pero desde la otra orilla.

–¿Ha decidido a qué se dedicará?

–No. No lo he pensado. Debido a la situación médica dedico la mayoría del tiempo a temas familiares y al deporte dentro de mis posibilidades.

–¿Qué es lo que más le ha gustado de lo realizado tras la retirada?

–Ver, junto a mi familia, a su santidad el papa.

–¿Está siguiendo la temporada?

–Sí.

"Me gustaría dar la alternativa a mi sobrino Jaime y torear algunas corridas benéficas de manera puntual"

–¿Qué toreros le interesan más?

–Se está abriendo un abanico importante en los carteles. Junto a las figuras que se mantienen están entrando toreros como Aguado, David de Miranda, Escribano, Román, Octavio Chacón, Emilio de Justo. Y el esfuerzo de Rafaelillo ha impresionado.

–¿Cree que público y prensa valora adecuadamente esos esfuerzos, como los hizo usted, ante ganaderías duras?

–En este tipo de corridas se trata por lo general mal a los toreros ¡Qué pena que tenga que suceder un percance para valorarlo! Desgraciadamente en muchos casos no son valorados.

–¿Se le ha pasado por la cabeza reaparecer?

–Buena pregunta. No le puedo engañar. Sueño con torear y vestirme de torero. No una campaña, pero si algo puntual, como dar la alternativa a mi sobrino Jaime –hijo del banderillero Jaime Padilla, hermano de Juan José– o torear en algunas corridas benéficas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios