José Garrido.Ttorero

"Ha sido una presentación mágica"

  • El pacense salió a hombros por la Puerta del Príncipe de la Maestranza el pasado domingo Apoderado por El Tato y Ferrera, es uno de los novilleros punteros

José Garrido (Badajoz, 18-11-93), que debutó con picadores en Olivenza el 3 de marzo de 2013, salió a hombros por la Puerta del Príncipe el pasado domingo. Tras un paso meteórico por la Escuela de Tauromaquia de Badajoz, se ha convertido en uno de los novilleros punteros de la actualidad, siendo apoderado por los matadores de toros Raúl Gracia El Tato y Antonio Ferrera. En 2014, después de triunfar en Olivenza, Valencia y Madrid, impactó en Sevilla.

-¿Qué diferencia marca esta Puerta del Príncipe con respecto a esos éxitos anteriores?

-Creo que la Puerta del Príncipe marca un antes y un después para un torero. Es muy significativa. Ha sido una presentación en Sevilla mágica.

-¿Este triunfo precipitará la alternativa?

-Hay que tener tranquilidad. Lo sucedido en Sevilla da categoría, pero no debo precipitar las cosas. Todo tiene que llegar en su momento. Ahora sólo pienso en el día a día, en la próxima novillada.

-¿Cómo definiría su personalidad torera?

-Me gusta hacer las cosas como las siento y dejarme llevar por sensaciones. Siempre hay que adaptarse a lo que pide el toro, sin salirse de un concepto y unas bases clásicas. Intento torear lo más puro posible. Torear lo más despacio posible.

-¿Quiénes son sus referentes?

-He intentado fijarme en todos los que han toreado bien, los que han hecho obras de arte, como Manzanares padre y Paco Ojeda. También he aprendido cosas de Ferrera y El Tato, mis apoderados.

-¿Cuál fue la clave en su triunfo del pasado domingo?

-Quizá el ir relajado. No ir presionado. Hacer las cosas según iban surgiendo. Tengo que agradecer a la afición de Sevilla que me valorasen lo que hice.

-¿Cómo vivió la salida a hombros?

-Fue algo muy especial, muy bonito, viendo a amigos y compañeros, gente llorando. Muy emocionante.

-¿Cómo fueron las faenas y sus novillos?

-El primer novillo fue complicadito y la faena de menos a más. Los muletazos fueron profundos y llegaron arriba. El segundo se dejó torear mucho con el capote. Fue muy noble, con un pitón derecho bueno y lo toreé con mucho compás. Por el izquierdo no sirvió. La faena fue vibrante.

-Hasta llegar aquí, ¿qué es lo que le ha resultado más difícil?

-No lo sé. Pensando en positivo, no me he dejado influir negativamente.

-¿Cuándo comenzó en el toreo y por qué?

-Tendría diez u once años y jugando con un amigo mío, que es torero, Joao Augusto Moura, le dije que me dejara la muleta para darle un muletazo a una becerrita en el campo. Se lo di y me gustó. A los trece años estuve en la Escuela de Badajoz, con Luis Reina y con Antonio Jiménez Antoñete. Me quité a los tres meses.

-¿Tiene antecedentes toreros en su familia?

-Mi abuelo materno fue Manolo Santos Pitillo, primer profesor de la Escuela de Badajoz.

-El toreo que hace y que busca.

-El toreo que realizo es lo que me surge en la mente. Mi mayor orgullo sería llegar a ser torero de toreros, que es lo de mayor categoría, por encima de ser figura.

-Se encerrará con seis novillos de El Parralejo en Bilbao. ¿Qué espera con este reto?

-Será el día 22 de agosto y es un auténtico reto. Procuraré estar bien preparado, al menos, físicamente. Yo le dije el pasado invierno a El Tato que quería matar seis novillos en Bilbao porque me he hecho como torero en el País Vasco, en Navarra y en La Rioja. Quiero mucho a esa afición del norte y, además, los novillos de El Parralejo son del mismo encaste que los de Fuente Ymbro, con los que triunfé el pasado domingo en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios