Kevin de Luis. Novillero "Con poquito que torees, el traje pesa menos y ganas en sitio"

  • El bollullero es uno de los toreros sevillanos que más festejos sumó en 2018, consiguiendo cinco sustituciones tras cortar una oreja en La Maestranza

El diestro Kevin de Luis, en la redacción de Diario de Sevilla. El diestro Kevin de Luis, en la redacción de Diario de Sevilla.

El diestro Kevin de Luis, en la redacción de Diario de Sevilla. / Antonio Pizarro

Comentarios 0

El novillero Kevin de Luis (Bollullos de la Mitación, 1992) es uno de los toreros sevillanos mejor situados en el escalafón novilleril. Una campaña que comenzó en la plaza de la Maestranza sevillana en lo que suponía un gran reto, ya que únicamente había sumado anteriormente tres en su carrera. Cortó una oreja. Y ello le abrió las puertas para cinco sustituciones; sumando también dos festivales. Durante el invierno, entre entrenamientos y tentaderos, trabaja como albañil y sueña con su repetición en Sevilla y su debut en Madrid.

–Kevin, es de los novilleros sevillanos que más ha toreado ¿Lo sabe?

–No he mirado el escalafón.

–¿Lo esperaba?

–La verdad es que no. Después de lo de Sevilla estaba todo prácticamente hecho y conseguí cinco sustituciones.

–¿Se siente un privilegiado en número de festejos?

–Si le digo la verdad, sí. Tal como están las cosas, en la que algunos ponen hasta dinero por torear... En mi caso, me las he visto con novilladas difíciles en algunas plazas, pero me han pagado.

"Lo único que tengo planteado es volver a Sevilla y también debutar en Madrid y espero triunfar en ellas"

–Todo comenzó con la tarde en La Maestranza ¿Qué recuerdo tiene de aquella actuación?

–Lo recuerdo como una tarde bonita. La verdad es que iba a por más. Una oreja te puede servir. Pero es necesario un triunfo más rotundo para poder entrar en todas las ferias.

–Tras Sevilla, ¿dónde toreó?

–En Roquefort, dos tardes en Peralta, en Miranda del Castañar, donde toreé tres novillos de Barcial y una en Azuqueca de Henares. Además, dos festivales, uno en Valencia de Alcántara y otro en Higuera de la Sierra.

–¿Con qué resultados?

–Buenos. He toreado algunas novilladas difíciles y otras buenas y me he desmostrado que soy capaz, tengo más esperanza en lo que estoy haciendo.

–¿Qué faenas destaca?

–He cuajado tres novillos. Dos faenas en Peralta, una a un novillo de Aldeanueva y otra a uno de Conde de Sobral. Y otra faena a un novillo de Fuenterroble en Azuqueca de Henares.

–¿Se quedó algo en el tintero?

–La espada. Estoy trabajando duro este invierno. Me he hecho un carro nuevo para entrenar.

"Entreno y mientras tanto trabajo en los albañiles. Trabajé como modelo, pero eso del modelaje no me gusta"

–¿Cómo ha evolucionado su toreo en este último año?

–Del día de Sevilla a la última en Azuqueca lo he notado por días. Con poquito que torees el traje te pesa menos y ganas en sitio.

–¿Qué busca en su toreo?

–He toreado muy poco y no he conseguido lo que entreno de salón. Busco torear asentado, puro, largo y eso requiere más preparación. Me gusta el toreo profundo y clásico.

–¿Apoderado?

–Joaquín Martín.

–¿Con quienes entrena?

–Entreno en Aznalcázar con El Cid, que me ayuda mucho, con Curro Robles y con Gonzalo Caballero. Son quienes me motivan.

–¿Se hace largo el invierno?

–Sí. Mientras tanto estoy trabajando en los albañiles.

–Usted trabajó como modelo...

–Sí. Pero eso del modelaje no me gusta.

–Es más cómodo que subirse a un andamio

.–Sí, sí. Pero no me interesa.

–¿Cómo tiene planteado 2019?

–Lo único que tengo planteado es volver a Sevilla y refrendar lo del año pasado y conseguir un triunfo rotundo y también debutar en Madrid y jugármela. Espero estar en ambas plazas. Con la ilusión que tengo, dándolo todo, espero triunfar en ellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios