Feria

El futuro más presente de la Fiesta

  • Abraham Fernández y Jesús Romeros, ambos con dos orejas, fueron los triunfadores de este festejo que echó el cierre al ciclo taurino de este 2019

  • Casi media entrada en esta novillada, gratuita, que puso el broche a la Feria

Tres alumnos salieron por la Puerta Grande. Tres alumnos salieron por la Puerta Grande.

Tres alumnos salieron por la Puerta Grande. / Javier Alonso

Comentarios 0

Con la novillada en clase práctica de ayer se puso el broche de oro, de manera extraoficial al estar el festejo incluido fuera del abono, a la Feria Taurina de Almería de este 2019.

A las siete de la tarde comenzó este último festejo taurino de la temporada con seis novillos de Paco Sorando. El primero de los alumnos, tras el paseíllo, en pisar el albero del coso de Vilches fue el malagueño Cayetano López. El alumno de la Escuela Taurina de Málaga se midió a un complicado primera novillo de Sorando que le impidió sacar su torería. Con el acero no estuvo fino y terminó pinchando hasta en cuatro ocasiones antes de recibir un aviso.

El segundo novillo de la tarde fue para el alumno de la Escuela Taurina de Almería, Víctor Acebo, quien ya dejó destellos de su buen hacer en esta magnífica temporada para él, en el quite del primer novillo. Recibió al astado con dos medias de rodillas y prosiguió con un buen toreo de capote al recibo. Estuvo fino con la muleta ante otro complicado novillo que no se dejó por ninguno de sus pitones. Logró una oreja tras petición mayoritaria de la afición que casi llenó la mitad de la centenaria plaza almeriense. Con el alumno de la escuela almeriense se volcó el Club Taurino de Torrepacheco, que desde Murcia asistió a Almería para apoyar a su novillero.

El mejicano Rubén Núñez, de Aguascalientes, fue el tercer alumno en pisar el albero de la plaza de Almería. Estuvo fino el novillero americano con el capote y mejor aun con la muleta. Después de dejar interesantes destellos de su torería, logró una estocada completa que le sirvió para que el novillo se arrodillase y así hacerse con las dos orejas.

Durante el festejo se sorteó un capote de Roca Rey. Durante el festejo se sorteó un capote de Roca Rey.

Durante el festejo se sorteó un capote de Roca Rey. / Javier Alonso

Después de la protocolaria merienda almeriense fue el turno de El Cerci, alumno de la Escuela Taurina de Castellón. El novillero poco pudo demostrar ante un complicado novillo que no se dejó en ningún momento. En el quite, el complicado animal cogió al alumno de la Escuela Taurina de Almería, Abraham Fernández. Lo intentó el novillero de Castellón ante un novillo al que acabó desorejando.

El quinto de la tarde fue para el citado Abraham Fernández, de la escuela almeriense. Fue uno de los grandes destacados de la tarde por su voluntad y desparpajo ante un buen novillo de Sorando. Estuvo bien con el capote, al recibo, y fino también con la muleta. Logró media estocada que le sirvió para que su enemigo se arrodillase y conseguir así las dos orejas (con fuerte petición, incluso, del rabo).

La tardenoche la cerró el alumno de la Escuela Taurina de Guadalajara, Jesús Romero. Con muchas ganas salió el novillero a la plaza de toros almeriense pese a cerrar el festejo. Estuvo fino con el capote y cuajó un gran tercio de banderillas, colocando dos buenos palos en la cara del novillo, los cuales fueron aplaudidos por el respetable. Con la muleta se entregó el madrileño, el cual logró dos orejas tras una estocada completa con la que se arrodilló el novillo. Finalmente, Puerta Grande para Abraham Fernández, El Cerci y Jesús Romero, grandes triunfadores de la novillada con dos trofeos cada uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios