URGENTE Muere un trabajador en Navantia San Fernando mientras trabajaba en las corbetas

Toros

Muere el banderillero sevillano Andrés Luque Gago

  • Ha fallecido a los 87 años víctima de una larga enfermedad.

Andrés Luque Gago, en una imagen de archivo. Andrés Luque Gago, en una imagen de archivo.

Andrés Luque Gago, en una imagen de archivo. / Juan Carlos Muñoz

El banderillero Andrés Luque Gago ha fallecido esta tarde en el Hospital de San Juan de Dios de Bormujos a la edad de 87 años víctima de una larguísima enfermedad que le había confinado en su domicilio de Valencina de la Concepción en los últimos años según han confirmado a Efe fuentes cercanas a la familia.

El prestigioso lidiador nació en la calle Feria, en 1932, y fue cristianado en la iglesia de Omnium Sanctorum. Luque Gago siempre llevó a gala haber recibido las aguas bautismales en misma pila que el mítico diestro Juan Belmonte y durante toda su vida mantuvo un estrecho vínculo con su barrio y el entorno de la Macarena, imagen de la que era un ferviente devoto.

Su tío Andrés Gago, apoderado del matador mexicano Carlos Arruza, apadrinó sus inicios y en 1947 participó en su primer tentadero, donde coincidió con Manolete, un torero por el que siempre mostró una profunda admiración. Sus andanzas como novillero coincidieron con la primera época de Miguel Báez Litri, Julio Aparicio, Antonio Ordóñez, Jaime Ostos o César Girón, entre otros.

Logró debutar en unión de su hermano Antonio –que también llegó a ser un prestigioso banderillero- en 1948 aunque su presentación como novillero con picadores se verificó dos años después en Barcelona, resultando herido. A pesar de cortar una oreja en la plaza de la Maestranza algunos años después decidió hacerse subalterno sin llegar a tomar la alternativa animado por su tío Andrés.

En el escalafón de plata logró el máximo respeto profesional además de un hueco en cuadrillas de toreros como los hermanos Girón, con los que se inició, y Luis Miguel Dominguín, que le abrió las puertas de la primera línea del toreo.

Posteriormente serviría en las filas de Antonio Ordóñez, Antonio Bienvenida, Manolo Vázquez, Miguelín, Pedrés, Antoñete, Paquirri o Rafael de Paula, con el que mantuvo una especial relación personal y profesional ya que llegó a convertirse en uno de sus últimos apoderados, dedicación que también ejerció con el matador malagueño Pepe Luis Martín, el sevillano Domingo Valderrama o los rejoneadores jerezanos Luis y Antonio Domecq.

Andrés Luque Gago toreó su última corrida de toros, precisamente, a las órdenes de Rafael de Paula. Fue el 14 de abril de 1986. El matador jerezano fue el encargado de cortarle la coleta en presencia de Curro Romero y Paco Ojeda después de su último par de banderillas, saludado por la banda del Maestro Tejera.

Después de su retirada, Luque Gago se convirtió en un personaje habitual en los corrillos taurinos sevillanos. Su presencia y particular gracejo era una constante en todo tipo de actos y tertulias, llegando a condensar todos sus recuerdos en un libro titulado Recuerdos de un torero en el que reunía sus vivencias a lo largo de 40 años de profesión en las principales cuadrillas de cada época taurina que le tocó vivir.

Este viernes, a las diez de la mañana, tendrá lugar una misa-funeral en la Basílica de la Macarena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios