Toros Emilio de Justo, triunfador en el mano a mano con el Cid en Vistalegre

  • El extremeño sale a hombros en el ‘Desafío ganadero’ de la Feria de Invierno

Emilio de Justo, en un derechazo al sexto toro, al que desorejó en Vistalegre. Emilio de Justo, en un derechazo al sexto toro, al que desorejó en Vistalegre.

Emilio de Justo, en un derechazo al sexto toro, al que desorejó en Vistalegre. / @ emilio de justo

El matador de toros extremeño Emilio de Jesús se alzó como triunfador en el mano a mano con Manuel Jesús El Cid en el Desafío Ganadero celebrado en el Palacio de Vistalegre y en el que el diestro sevillano se marchó de vacío. Con media entrada, se lidiaron toros de Puerto de San Lorenzo (primero y segundo) correctos de presentación de juego desigual; Victorino Martín (tercero y cuarto) bien presentados, bravo el tercero y reservón el cuarto; y Parladé (quinto y sexto) bien presentados; deslucido el quinto destacando por su gran juego el que cerró plaza, que fue ovacionado.

El Cid, silencio, ovación, ovación tras petición y ovación; Emilio de Justo, ovación, ovación tras aviso y dos orejas. Incidencias: Tras el paseíllo, El Cid, en el inicio del año de su despedida, compartió ovación con Emilio de Justo. Al finalizar el festejo, Victorino Martín recibió el trofeo al mejor toro del desafío ganadero.

La afición de Madrid obligó a saludar a El Cid tras el primer paseíllo en el año de su despedida. Compartió la ovación con Emilio de Justo. El primero de Puerto de San Lorenzo resultó abanto y El Cid se lució a la verónica. Con la muleta aprovechó que el toro humillaba, destacando al natural.

Al finalizar el festejo, Victorino Martín recibió el trofeo al mejor toro, el bravo tercero

El tercero, de Victorino Martín, serio y astifino, empujó en varas. El Cid brindó su faena al presidente de VOX, Santiago Abascal , que presenció la corrida junto a Morante de la Puebla y Sánchez Dragó. El victorino rompió en bravo. Faena compleja, brillando especialmente con la diestra, con muletazos templados y profundo. Dos inoportunos desarmes bajaron la intensidad de la faena. Mató de estocada desprendida y saludó tras petición de oreja con aviso. El toro fue ovacionado en el arrastre.

Con el quinto, de Parladé, cuajado, El Cid impresionó en la primera tanda, en los medios, con el toro galopando tras la muleta. El toro fue a menos y la faena no caló.

Emilio de Justo recibió al segundo, genuflexo, dibujando unas verónicas sensacionales. El toro derribó de forma espectacular. El inicio muletero fue poderoso y el astado se quedó corto demasiado pronto. Faena de oficio y entrega.

El cuarto, cinqueño, serio, se mostró reservón. Emilio de Justo consiguió una excelente serie de naturales. Se libró de milagro de un percance. Rozó premio, pero lamentablemente erró con la espada.

El toro más hondo y serio de la tarde fue el sexto, de Parladé. Emilio de Justo lo recibió pausado con el capote y realizó una faena con peso, con dos tandas diestras y otra al natural enmarcadas en el temple y la profundidad;series que remató con excelentes pases de pecho. Cerró su obra de manera extraordinaria al natural, de frente y con los pies juntos. Estocada. Fue premiado con las dos orejas y el toro ovacionado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios