Toros

Curro Díaz y Oliva Soto triunfan en la corrida pinzoniana de Palos

  • Salvador Vega se las ve con un lote complicado y con peligro de José Luis Pereda

GANADERÍA: Toros de José Luis Pereda, bien presentados y de juego desgual. El segundo y quinto con peligro. El resto manejables.. TOREROS: Curro Díaz, oreja y dos orejas; Salvador Vega, silencio y palmas. Oliva Soto, oreja y dos orejas y rabo. Incidencias: Plaza de toros de Palos de la Frontera. Tres cuartos de entrada.

Los diestros Curro Diaz y Oliva Soto resultaron triunfadores en la segunda corrida pinzoniana celebrada ayer en la plaza de toros de Palos de la Frontera. El de Linare cortó tres orejas y el sevillano tres y un rabo. Salvador Vega nada pudo hacer ante dos toros con peligro de la ganadería de Pereda. vega triunfó saliendo a pie y sin ningún tipo de percance.

Curro Díaz paseó una oreja en el primero, tras una faena breve pero llena de detalles. Curro Díaz realizó una faena interesante al cuarto, un toro interesante y que tuvo transmisión. El torero firmó muletazos con gusto por el derecho rematados con pases de pecho con profundidad y empaque. Con la izquierda dejó varios naturales de gran belleza. Gran estocada, dos orejas.

Salvador Vega tragó lo suyo antes su primero, un toro complicado y desconcertante en la embestida. Un regalo. Buenos pares de Raúl Núñez e Isaac Galvín. El de Pereda tuvo peligro, midió en todo momento a Vega y desarrolló sentido. Una papeleta que resolvió el diestro con un trasteo lidiador y una habilidosa estocada. Mal rato el que pasó Vega.

La cosa fue similar en el quinto. Vega se las vio ante otro toro con dificultades, con embestida brusca y con guasa. Dejó su buen concepto con el capote en un buen quite por chicuelitas. Con la muleta tragó parones y miradas del toro y el torero estuvo apunto de ser cogido. Muy firme anduvo Vega y con mucho mérito ante otro toro imposible.

Oliva Soto estuvo firme ante un toro con embestida brusca y al que aguantó parones y alguna mirada. Faena basada en el pitón derecho con detalles de torería, pero sin entregarse el torero. Varios pinchazo y oreja.

El sexto fue otro toro complicado, un manso con sentido, con la cara siempre alta y al que Oliva Soto metió en la muleta provocando la embestida. Resultó cogido y sufrió un varetazo. Se salvó de milagro. Faena de entrega y emoción. Buena estocada, dos orejas y rabo. Excesivo premio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios