TV-Comunicación

Ya se está preparando una miniserie sobre Marta

  • La Fiscalía de Sevilla emprenderá medidas sobre el tratamiento de los menores en la información televisiva del suceso

Comentarios 7

Rocío tiene 14 años, está acompañada por su madre en un plató. Cuenta al presentador, Nacho Abad en este caso, su dura convivencia con un joven de comportamiento violento que acaba de pasar su primera noche en la cárcel acusado de haber asesinado a su ex novia, tras confesión a los agentes. Esta menor con ínfulas mediáticas, que desmentía estar embarazada de Miguel Carcaño, estuvo en la madrugada del domingo en el programa Rojo y negro, de Telecinco, que arrasó en índices de audiencia en dicha franja. Era sólo el inicio de su gira por los canales a costa de la desgracia ajena. Un sorprendente caso de precocidad por la fama pasajera. "Esto son cosas de Andalucía", se le había escapado a un psicólogo en el mismo Rojo y negro. La extraversión con la que suele relacionarse a lo andaluz juega en contra cuando el morbo está sobre la mesa. Incluso la familia de Marta del Castillo se ha brindado en todo momento en los instantes más dolorosos que sucedieron a la confesión de Carcaño. Los reporteros televisivos saben que en Andalucía siempre tienen el trabajo algo más fácil que en otras zonas de España. "Los andaluces son muy abiertos", dicen. Como hospitalidad para los turistas es algo bueno. Para dar una imagen ante el resto del mundo a veces es un problema. Por lo pronto ese carácter extravertido, un cliché, es una de las razones por la que la mayoría de la carne del corazón televisivo es de procedencia andaluza. De los Alba a los Jesulines pasando por los Paquirrines de todo tipo. Cuando un equipo de Madrid o Barcelona llega a Andalucía cree que todo el monte es orégano. Se facilita el amarillismo.

Habíamos dejado a Rocío en el late-night de Telecinco. Esta émula de ex ligue de Paquirrín no perdía puntada. En la mañana de ayer estaba en otro espacio de la cadena, El programa de Ana Rosa. "Fíjate", asentía la presentadora junto al omnipresente Nacho Abad, cuando la niña recordaba que Miguel había dejado con prontitud a Marta en su casa porque le dolía la cabeza. Rocío se convertía en una sombra de espaldas en el vespertino Tal cual lo contamos de Antena 3, aunque su madre seguía dando la cara. La fiscal jefe sevillana María José Segarra anunciaba ayer tarde que iba a abrir diligencias sobre el tratamiento informativo que realizan los medios sobre la asesinada y los menores involucrados. La historia de Marta del Castillo ha dado alas a las cadenas. Sus aristas (jóvenes de familias desestructuradas, violencia, redes sociales de internet, una familia angustiada) ya están dando materia a productoras para ir planeando una miniserie, el género de moda en los canales.

Jóvenes y vecinos con ganas de figurar con sus testimonios se convierten incluso en perfectos arquetipos para hacer el guión. Realidad y ficción no sólo se confunden, sino que parece que hay protagonistas que creen estar viviendo en una película, como la mencionada Rocío.

Los canales se precipitaron sobre la noticia que saltó el sábado al mediodía. El caso del parricida Cyril, el que tuvo que abandonar La vuelta al mundo en Antena 3, había sido tratado por Telecinco el viernes por la noche. Algo se iba barruntando en ese debate en La noria que volvía a repetir algunos de los protagonistas, como la madre de la infortunada Sandra Palo, el sábado. Telecinco vive, con diferencia, el peor mes de su historia comercialmente. Sus índices de audiencia (sobre los 13 puntos diarios, cuando hace un año hacía por encima del 20%) bajan a mínimos por debajo de La 1 y Antena 3. La situación se traduce en un descenso de los ingresos, añadido a la crisis, y una peligrosa bajada sin remisión en la Bolsa. A través de la desgracia de Marta se ha abierto un túnel de rentabilidad puntual. Por lo pronto tanto Telecinco como Antena 3 intentan levantar sus tardes y trasnoches con este asunto. Albert Castillón es el omnipresente de Antena 3 y por la mañana estaba explicando en Espejo público las peculiaridades del río Guadalquivir para haber presuntamente arrastrado el cadáver durante kilómetros.

Para Cuatro y La Sexta la historia de Marta del Castillo (al menos por ahora) no entra en la estrategia de regodearse con la tragedia. Las cadenas públicas estuvieron comedidas en el tratamiento, aunque no en la duración. Durante la tarde del domingo tanto Andalucía directo, en Canal Sur, como España directo, en La 1, se centraban en la historia e investigaciones. La duda es saber si aguantarán el estilo ante la agresiva competencia privada. La triste historia, lamentablemente, sólo ha comenzado y los circos comienzan a instalarse en el barrio de Sevilla donde la desgracia se fue mascando hasta que explotó. "...Y es tan fácil trabajar en Andalucía", le confesará a usted cualquier reportero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios