Crónicas caceroleras

El golpe de estado de los pijos en 'Masterchef'

  • Con la eliminación de Anabel Alonso tras su discusión con Tamara Falcó, sólo quedan los concursantes más 'refinados' de la edición salvo Yolanda Ramos

Anabel Alonso, llorosa, dispuesta a asumir su eliminación Anabel Alonso, llorosa, dispuesta a asumir su eliminación

Anabel Alonso, llorosa, dispuesta a asumir su eliminación / RTVE

Anabel Alonso se iba eliminando hablando en voz baja, con sarcasmo, no fuera a ser que Tamara Falcó sintiera que no la estaban tratando con respeto. La actriz vasca perdió algo los nervios este miércoles en la prueba colectiva  de Masterchef Celebrity, lo que la condenó a ir con una carga extra de nervios a la prueba eliminatoria final en la que se debía remedar un complicado postre como el Melocotón Melba (con un casco de caramelo hilado).

Sólo quedan los pijos en Masterchef Celebrity, los refinados. El jurado está encantado con ellos. Con Juan Avellaneda y sus chaquetas excesivas dejando en el aire su pátina de superioridad larvada. Juan se arrimó desde un primer momento a la hija de Isabel Preysler, que tras la chica modosita y presuntamente ingenua de vez cuando enseña los dientes (desde una sutil arrogancia) para marcar distancias.

Y Anabel quedó engullida a cargo de la 'novia' de Jordi Cruz. Lo de convertir a Tamara en el romance entre cacerolas con el jurado, aunque la mona se vista de broma, tiene un punto de trampa que causa el lógico debate en la audiencia. Pero no está bien que Tamara parezca predestinada ya a la final porque maneja los hilos de esta pandilla digna del barrio de Salamanca. Sólo queda Yolanda Ramos de la infantería de los actores. Félix Gómez y sus pelos, que han ido aguantando al filo de la cuerda, ya ha sido aceptado por el núcleo duro del programa, con esa tensión sexual no resuelta con Boris.

Boris Izaguirre, que nunca tendrá una mala palabra en el juego, sobrevive con naturalidad (y experiencia) en esta salsa reducida de Masterchef Celebrity, que encara ya su recta final al quedar sólo los niños bien en liza. Vicky Martín Berrocal y sus  malas pulgas cortijeras siguen adelante, respaldada por los amigos de la prueba inicial, los comensales más antipáticos que se recuerdan en este programa de TVE. En esa primera prueba de la otra noche los participantes debían elaborar, en secreto para la sala de degustación, un surtido de platos viejunos selectos, tipo aspic con verduras. Y los amigos de la vehemente Vicky reconocieron su sello y la votaron. Entre los comensales estaba un eurovisivo, David Fernández-Chikilicuatre, y el futuro representante de Eurovisión, Blas Cantó. La cantera de amigos de Tu cara me suena estuvo muy evidente.

Ya por entonces estaba condenada la relación de Anabel y Tamara, enfadadas por los mandiles de jefatura y el encontronazo llegó al ser cambiados los directores de faena en la prueba del brunch en el antiguo Florida Park. La actriz pidió a Isabel junior qué como iba todo y en lugar de un diálogo habitual aquello se convirtió en un intercambio de reproches que al final supusieron de manera indirecta la eliminación de Anabel, que venía de repetir en el programa.  Los pijos irán ahora a por Yolanda para terminar de repartirse el botñin con la sonrisa del noviete ficticio de Tamara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios