TV-Comunicación

Tiempos revueltos, tiempos sin blanca

  • El descenso en la facturación publicitaria llevó a las cadenas privadas a una programación de ajuste en esta temporada

Comentarios 2

De seguir TVE con publicidad a estas alturas del siglo todas las cadenas comerciales estarían en pérdidas, por lo que el naufragio sería general. La supresión publicitaria ha ahorcado a la corporación pública, pero ha salvado el pellejo a los dos principales operadores privados en el excesivo océano de canales en la TDT. La acuciante situación financiera de toda la oferta en abierto ha llevado a la temporada más insulsa del decenio y atisba un nuevo periodo plagado de programaciones ajustadas. Habrá menos estrenos, presupuestos recortados s y una parrilla que sólo se animaría en otoño con el adviento de la campaña navideña.

El recorte presupuestario de RTVE dejó a la cadena pública sin estrenos en ficción propia, recurriendo a programas de reportajes y sacando del trastero todos los títulos cinematográficos potables. Aprovechemos a finales de mes los Juegos Olímpicos porque será el único lujo que se permita la cadena pública (que había sido adquirido años atrás) en mucho tiempo.

Telecinco, Mediaset, ha disfrutado de unos datos galácticos de audiencia gracias a la selección, pero ni el morrocotudo éxito en el campo viene a cubrir en inserciones publicitarias la inversión de 70 millones. La seguridad de los acontecimientos deportivos decantó a Mediaset por hacerse con los derechos del mundial de motos o Roland Garros. El deporte sigue siendo muy caro, pero garantiza números en el audímetro y, por tanto, atractivos para los anunciantes. Para compensar las inversiones deportivas Mediaset ha mantenido sus fórmulas de programación: magacines y realities para Telecinco; docu-realities y reportajes sensacionalistas para Cuatro. La edición 12+1 ha sido la del resurgimiento de Gran Hermano. El producto de Zeppelin es caro en sus galas, pero rentable con todo el alimento que deja para el resto de la parrilla y las redifusiones, con una fidelización que no logran otros formatos. Sin la competencia de series Gran Hermano es por ahora el programa más visto del crítico 2012, sobre los 3,5 millones de seguidores con sus anchas noches. ¿Quién quiere casarse con mi hijo? se convirtió en el espacio revelación de Cuatro, llegando a duplicar los datos de la cadena, que mantiene en forma espacios de su prime time como Perdidos en la tribu, Hermano mayor o el incombustible Callejeros. Mediaset tuvo un descenso del 17,6% de su facturación publicitaria en el primer trimestre del año (un volumen de 213 millones) por lo que los datos de aprobado de nuevas ficciones como La Fuga no fueron suficientes para su rentabilidad, es decir, para su supervivencia.

Antena 3 formalizó en diciembre la absorción de La Sexta, operación que está a la espera del dictamen de Competencia y que parece tambalearse al reflexionarse sobre el duopolio de la televisión en abierto. La cadena de Planeta tuvo un descenso menor en los ingresos publicitarios hasta primavera, 6,5% (166 millones), pero el bajón ha obligado a esta cadena a dejar para ocasiones más propicias series como El tiempo entre costuras o El corazón del Océano. Antena 3 ha perfilado la franja de tarde con los seriales y los concursos, y un matinal, Espejo público, que ha superado en bastantes días a El programa de Ana Rosa. El desequilibrio estaría, tras las vacaciones, en el prime. La última ficción en estrenarse, Luna, el misterio de Calenda, se sumará a El barco, Gran Hotel o Imperium para una temporada venidera que pinta bien para el 3, a la que beneficia directamente el desastre de TVE y a la que ha desbancado como segunda cadena más vista. Tras la buena acogida de Tu cara me suena, El número 1 estuvo por debajo de las expectativas, mientras Telecinco aplazaba La voz para no coincidir.

Con una situación financiera muy apurada, La Sexta notó aún más su debilidad de seguidores las franjas de tarde y prime time. El intermedio sigue siendo su tesoro, con el empuje de programas como Salvados y la tertulia de Al rojo vivo. El fútbol liguero, 2 millones por noche, ha dejado ya La Sexta. Mediapro no tiene ahora pujas de interés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios