TV-Comunicación

Mitos caídos de nuestra infancia

  • La abeja Maya era un modelo para los niños del III Reich. En Puerto Rico le pusieron el acento andaluz al gato Jinks, mientras que Torrebruno animaba la noche de París en su juventud.

Comentarios 3

El día que descubrimos que los Reyes Magos eran los padres se nos cayó de bruces una ilusión. De igual manera aquel niño que fuimos, y que llevamos bajo el pellejo de adultos serios, se sobrecogerá al saber algunas de estas anécdotas...

1 Y acaba de cumplir 100 años. Waldemar Bonsels concibió una historia para niños en la que una abeja obediente, tenaz y optimista se convertía en modelo para toda la colmena. Fue libro de cabecera para muchos soldados alemanes de la Primera Guerra Mundial y alcanzó el estrellato en la Alemania nazi. La abeja Maya del cuento, por ejemplo, desprecia a las hormigas porque son negras. Pasados los años la televisión alemana, la ZDF, y la austríaca, ORF, buscaban una historia para encargar a Nippon Animation. Los veteranos recordaron a la abeja de la guerra y encargaron una serie en la que se alteraba el mensaje del libro, despojando de cualquier tufo retrógrado y militar. La abeja Maya de los 70 se convirtió en rebelde y se acompañaba de Flip y otros nuevos personajes. En Clan se emite ahora su revisión en 3D.

2 Ni Pixie y Dixie eran latinos. La productora Hanna Barbera hizo su adaptación de Tom y Jerry en 1958 y lo convirtió en un ménage à trois con más diálogos que la pareja inicial. El doblaje en castellano se realizó en Puerto Rico y para este trío se eligieron los tópicos más simpáticos. A Pixie, el de la pajarita, se le puso acento mexicano a cargo de la actriz Amparito Garrido. Dixie, el del chaleco, se hizo cubano con Carmita Arenas. Y el acento español, el andaluz, lo dio Florencio Castelló, según wikipedia. Así cubrían todos los flancos. Las series no se doblaron en España hasta 1973 y de ahí que se mantuvieran estas peculiares voces en las reposiciones. Jinks profiere "Hate those mice to pieces"... En andalú: "mardito roedore".

3 Pero el robot es eterno. Dos libros recientes, el de Aurelio Sanz y el de Jesús Romero Recio, analizan el impacto que en 1978 supuso el estreno de Mazinger Z en la audiencia infantil. La primera serie de animación que rompe los esquemas de los adultos y que encendió las críticas de espectadores progresistas y carcas. Pese a todas las quejas, el robot manipulado por Koji Kabuto forma parte de la memoria colectiva de aquella generación y sigue en un pedestal de la memoria. TVE fue la primera cadena europea en adquirir esta serie japonesa de 1972 y que llegó tras las dulces Heidi y Marco. Se estrenó el sábado 4 de marzo del 78 y se emitieron 27 episodios (una selección del casi centenar realizada en Japón por la productora Toei) hasta que fue cancelada sin avisar el 16 de septiembre por Orzowei. El remate de otros 5 episodios se programó en enero del 79.

4 Le quitó el programa al director. En 1978 los niños descubrían Mazinger Z y los adultos a Lauren Postigo, siempre tan afectado desde El Corral de la Pacheca, para dar paso a las tonadilleras de Cantares. El programa fue idea del realizador de Flamenco, Miguel de la Hoz, y seleccionó a ese cronista para que debutara como presentador en TVE. Postigo le quitó el sitio al director y finalmente se hizo con las riendas del programa y fue criticado por hacer campaña en contra del referéndum de autonomía andaluz. De la Hoz, sin Cantares, pasó a un programa infantil, La mansión de los Plaff, con María Luisa Seco. El realizador falleció trágicamente tras una pelea en un bar en 1981.

5 En una orgía romana. Antes de ser seleccionada por Antonio Mercero para que hiciera de la adolescente que enamoraba en Verano Azul, la joven Pilar Torres había hecho sus pinitos en el cine. Debutó con 12 años, en 1974, junto a Fernando Rey y Catherine Deneuve en La mujer de las botas rojas. Dos años después participaba en La lozana andaluza, el gran taquillazo del cine de destape, de las películas clasificadas S. La jovial Pilar, mucho antes de ser Bea, participa de actriz en un teatrito durante una bacanal presidida por la prostituta encarnada por Maria Rosaria Omaggio, efímera diva gracias a su ducha renacentista. Pilar Torres y su hermana Cristina (Desi) aguantaron el año y medio de rodaje en Nerja. Pilar tuvo un hijo de Carlos de las Heras, cámara de la serie, y se alejó de la TV.

6 Y fue el telonero de los Beatles. Bastante antes de dividirnos entre tigres y leones en Sabadabadá, Walter Rocco Torrebruno fue fichado por el director del Moulin Rouge de París, dos decenios antes de que emigrara para allá Norma Duval. El veinteañero italiano animaba un crucero por Marruecos cuando el director de aquella sala de fiestas, de muslamen y pioneros stripteases, quiso contar con el baladista dicharachero. Esa experiencia le abrió las puertas de la RAI y con su desparpajo se vino a España, a la pionera TVE de finales de los 50, echando un cable cada vez que fallaba el directo. Tras pasar por Argentina regresó a nuestro país para darle tiempo a ser telonero de los Beatles en su concierto madrileño de 1965. Se buscó la vida en TVE como presentador y contador de chistes antes de recalar en el primer programa infantil de la mañana de los sábados, Hoy también es fiesta, en 1970. De ahí pasó a Fiesta, La guagua, El recreo, 003 y medio, con su ramillete de canciones hasta que dejó la faceta en TVE en el vespertino Dabadabadá, en los tiempos en que era despedida Sonia Martínez por aparecer desnuda en Interviú. Berlanga lo fichó para que hiciera un delirante personaje en la película Todos a la cárcel.

7 Aunque dijeron que murió. Óscar Banegas, el creador de Antena infantil, no estaba muy convencido de que su personaje estrella, Locomotoro, encarnado por Paco, Paquito, Cano, tuviera sus propios bolos y generara ingresos por su cuenta. Cuando en 1973 TVE repescaba Los Chiripitifláuticos faltaba Locomotoro. En la calle, cuando no había redes sociales para encender o apagar, se fue propagando el rumor de que Paquito había fallecido. Sí, tuvo un accidente de tráfico, pero no con tan mortal desenlace. Cano de todas formas contaba con un negocio inmobiliario que heredaron sus hijos y ha podido vivir (muy bien) al margen de la interpretación. En 1981 participó con sus compañeros de Antena infantil en La cometa blanca, ya fallecido Banegas, para desquitarse.

8  Todavía vive de doblarlas. En septiembre de 1975 causó estragos ante una audiencia española que no estaba acostumbrada a los programas en directo. José María Íñigo invitó al ilusionista israelí Uri Geller a Directísimo y allí se puso a doblar y partir cucharas y a reparar relojes. La sugestionada audiencia también experimentaba sensaciones similares según los testimonios que llegaban a Prado del Rey. Geller se ayudaba de sustancias para este truco, impregnadas en sus dedos y que degradaban el metal en frío, según han ido revelando expertos en química a los que llegó a demandar. Uri, que recientemente pasaba por El Hormiguero y Neox, sigue viviendo de doblar los cubiertos.

9 Un año antes de pasar a 'Barrio Sésamo'. En una escena de sauna y pechos al aire de la película erótica Suecia, infierno y paraíso, en 1968, aparece por primera vez una canción de Piero Umiliani, Mah-ná, Mah-ná, una expresión que no significa nada y que tal vez por eso prendió entre los norteamericanos, siendo un discreto éxito musical de aquel verano. La gloria llegaría un año después, en 1969, cuando Jim Henson la convierte en un sketch de Barrio Sésamo para un personaje llamado Bip Bippadotta y sus amigas. De ahí, a ser un clásico de felpa.

10 Es de Pipo Pescador. "En el auto de papá..." fue uno de los bombazos cantarines que llegaron de la mano de los Aragón cuando abrieron El gran circo de TVE en 1973 (con el nombre de Los payasos). Aunque casi todas las canciones son de Miliki, El auto de papá es de un animador argentino, Pipo Pescador. La adoptaron de su última etapa en América. De ahí que Fofó hablara de una "torta" en lugar de una "tarta".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios