Videojuegos

El movimiento llega a PlayStation 3

  • Sony Computer Entertainment presenta su nuevo mando PlayStation Move, disponible a la vuelta del verano

Con la irrupción de Wii, el movimiento llegó a los videojuegos abriendo una nueva línea de desarrollo inédita hasta entonces. Tras el éxito de la consola de Nintendo, era sólo cuestión de tiempo que las otras dos grandes plataformas siguieran esa estela. Xbox perfila la suya; PlayStation 3 ya la tiene, y se llama PlayStation Move.

"Simplemente, era algo que podíamos tener, pero que hasta ahora no teníamos", dice un representante de Sony Computer Entertainment, confiando a dos factores clave el elemento diferenciador del nuevo mando de la compañía: la alta definición y la precisión del artefacto, mayor que la de sus competidores hasta ahora conocidos.

PlayStation Move tiene el aspecto de un micrófono. Su pronto característica burbuja alberga un sensor de posicionamiento, mientras que su interior esconde un acelerómetro -capaz de captar la velocidad y profundidad del movimiento- y un giroscopio de tres ejes que traslada a la pantalla con fidelidad el más leve giro de muñeca.

Ésas son sus más firmes bazas. Las otras llegarán de la mano de los desarrolladores de títulos, esas 36 compañías que, según Sony, ya preparan juegos exclusivos para PlayStation Move o compatibles con el mando tradicional.

Entre los exclusivos se encuentran Move Party y Sports Champions, aún en fase beta, vistos hoy en Sevilla durante la presentación andaluza del mando. El primero remite irremediablemente al universo Wii, aunque con toques más gamberros y un uso de la cámara distintivo -llegados aquí, habrá que apuntar que el PlayStation Eye es un elemento indispensable de PlayStation Move-.

Se trata de un juego social, con un mínimo de dos jugadores, en el que el usuario se enfrenta a una serie de retos de apariencia fácil y resolución algo más complicada: explotar burbujas con un arpón; destripar insectos con una raqueta de tenis; llevar hasta su nido a una lluvia de pollitos con la ayuda de un ventilador; encontrar un diamante oculto en una roca o realizar pelados y tintes imposibles en una dislocada peluquería.

Sports Champions es otra cosa. Más seria, en sentido figurado, claro. Aquí el jugador dispone de una serie de minijuegos deportivos, reales o ficticios, en los que puntúan la habilidad y los reflejos. Ping-pong, petanca, tiro con arco y hasta una peculiar esgrima, entre tantos otros, retan al usuario a medirse en compañía o en solitario. La diferencia estriba, ya se ha apuntado, en esos dos conceptos antes mencionados: definición y precisión -recuerden este dato: el último concepto se afila tanto que cada jugador debe calibrar el mando, mediante una simple operación, en función de su estatura y volumen corporal-. Y aquí la Wii queda a mucha distancia.

¿Y qué ocurre con los juegos ya conocidos? Sony, apuntan sus representantes, no va a abandonar la línea de hard-gamers, ésa que alimentan quienes viven pegados a su Dual Shock 3 Sixasis. Títulos como la desasosegante aventura gráfica Heavy Rain o la inminente segunda entrega de Little Big Planet serán compatibles con ambos dispositivos.

Y luego llegarán los adaptadores, claro. De momento, a partir del próximo 15 de septiembre, fecha de salida del goloso gadget, estará disponible un segundo mando que funciona modo de navegador, aunque no resulta imprescindible para el juego. También lo harán los cargadores de batería, si es que el usuario lo prefiere en lugar de alimentarla con el consabido cable USB.

Sony anuncia dos paquetes básicos. Por un lado venderá sólo el PlayStation Move, para quien ya disponga de la cámara PlayStation Eye, al precio de 39,99 euros. Por otro, ofrece a los jugadores un paquete integrado por ambos dispositivos, más un disco de demos, por 59,99 euros. "Intentamos abarcar todos los perfiles, desde el publico casual a los jugadores habituales", señalan desde Sony. La prueba de fuego, tras el verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios