Software

La ciberseguridad llega también a los drones

El uso de drones se populariza al tiempo que aumentan los riesgos para la seguridad. El uso de drones se populariza al tiempo que aumentan los riesgos para la seguridad.

El uso de drones se populariza al tiempo que aumentan los riesgos para la seguridad.

En 2018, el mercado global de drones se estimaba en 14.000 millones de dólares y se espera que alcance los 40.000 millones de dólares en 2024. Este crecimiento está motivado por el potencial de las oportunidades y los cambios positivos que puede conllevar el uso de drones, que van desde la entrega de mercancías, la inspección de minas o la construcciones de edificios hasta el mundo del entretenimiento.Sin embargo, la adopción masiva de esta revolucionaria tecnología podría verse afectada por las connotaciones negativas que a menudo se asocian con los drones.

De hecho, un estudio reciente realizado en Reino Unido reveló que solamente el 31% de los encuestados tenía una actitud positiva hacia ellos. Esta percepción se debe en gran medida a los casos de uso indebido o ilegal de los drones. Estos pueden aprovecharse con fines de espionaje, causar lesiones a las personas en caso de choque, causar daños a infraestructuras críticas (incluidas las centrales nucleares) o alterar el funcionamiento normal de un aeropuerto, como ocurrió en Londres cuando se tuvo que cerrar la pista del aeropuerto británico de Gatwick a causa de drones.

Para ayudar a hacer más seguro el uso de drones, reducir los riesgos asociados e incrementar la responsabilidad del operador, la empresa de software especializada en seguridad informática Kaspersky ha desarrollado su propia solución, Kaspersky Antidrone, una nueva solución diseñada para defenderse de la intromisión no autorizada de drones civiles. A través de una novedosa combinación de varios sensores -entre los que se incluye un nuevo enfoque de detección de drones a través de escáneres láser- y de tecnología machine learning, Kaspersky Antidrone puede detectar, identificar y prohibir automáticamente que aeronaves no tripuladas entren en áreas restringidas, sin que los dispositivos sufran daños.

El nuevo software coordina el trabajo de varios módulos de hardware proporcionados por los partners y distingue a los drones de otros objetos. El módulo de detección primaria busca drones utilizando cámaras de vídeo combinadas con sensores de audio y de radar -LIDAR-, dependiendo de las necesidades y el entorno. El uso de un escáner láser para determinar la posición del dron es exclusivo de esta solución de Kaspersky, y no se había aplicado nunca antes a este campo.

Cuando se detecta un objeto en movimiento en el cielo, sus coordenadas se transmiten a un servidor dedicado que las envía a una unidad especial que gira hacia el objeto, lo sigue y luego la cámara lo amplía. Al mismo tiempo, una red neuronal, entrenada para identificar drones de otros objetos en movimiento, analiza el objeto en el video. Si se trata de un dron, el servidor envía el comando al módulo dedicado para interferir la comunicación entre el dispositivo y su controlador.