Propuesta legislativa

El cargador único que plantea la UE no le va a sentar nada bien a Apple

Una chica maneja un iPhone para hacer una fotografía

Una chica maneja un iPhone para hacer una fotografía / ARCHIVO

Comienza la cuenta atras. Y en esta ocasión parece que va en serio. Después de una década amagando con intervenir todo apunta a que la Comisión Europea está lista para presentar este jueves una propuesta legislativa que obligue a los fabricantes a usar un cargador común para teléfonos móviles, tabletas y auriculares en un futuro próximo. También a Apple, por mucho que desde el gigante norteamericano se siga insistiendo en que se trata de poner trabas a la innovación y que el cambio legislativo podría terminar creando una montaña de residuos electrónicos y enfadando a los consumidores.

Con el Medio Ambiente hemos topado, ya que, aunque Apple difiera en este asunto, la Comisión espera que la propuesta reduzca la cantidad anual de desechos electrónicos producidos en la UE en 980 toneladas.

La propuesta consiste en que todos los fabricantes armonicen los puntos de carga en los dispositivos, utilizando un punto de carga USB-C, y que hagan que su protocolo de software para carga rápida sea interoperable entre marcas y dispositivos. Resumiendo: que tengas el móvil que tengas, que usen la tablet que uses; y que te pongas los cascos que te pongas para escuchar música, todos sean compatibles con tu soporte principal.

Nuevas reglas

Las reglas no se aplicarán, eso sí, a los lectores electrónicos ni a los cargadores inalámbricos, aunque los fabricantes tendrán que dejar de vender un cargador nuevo con cada teléfono inteligente para pasar a ofrecer a los consumidores la posibilidad de utilizar uno antiguo, algo que sí hace ahora mismo iPhone, paradójicamente.

Ahora mismo los dispositivos se cargan mediante conectores USB-C, USB micro-B y el conector Lightning, que es el que usa Apple

Ahora mismo los dispositivos se cargan mediante conectores USB-C, USB micro-B y el conector Lightning, que es el que usa Apple. La intención de la Comisión es que la venta de cargadores sea independiente a la de los dispositivos y que las marcas propongan un puerto de carga armonizado. Apple ha dicho que las reglas que obligan a los conectores a ajustarse a un tipo van en contra de la evolución tecnológica y la innovación, pero el estamento europeo no está dispuesto a seguir abriendo frentes contra el Medio Ambiente.

La Comisión apunta a adoptar la propuesta el próximo año y dará a los países miembros un año para transponerla a la legislación nacional. Los fabricantes tendrán otro año para implementarlo, lo que significa que debería estar disponible para los usuarios a mediados de 2024

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios