Tecnología

El fiscal de Nueva York demanda a Intel por competencia desleal

  • Cuomo considera que el fabricante de microprocesadores "recurrió al cohecho y a la coerción para mantener su dominio del mercado” y perjudicó a los consumidores.

El fiscal general del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, presentó una demanda contra Intel, el mayor fabricante de microprocesadores del mundo, por competencia desleal.

"En lugar de competir limpiamente, Intel recurrió al cohecho y a la coerción para mantener su total dominio del mercado. No sólo restringió la presencia de potenciales competidores, sino que perjudicó al consumidor medio, al que privó de mejores productos y precios más bajos", dijo Cuomo al informar de su decisión en un comunicado de prensa.

La oficina del fiscal investigaba a Intel desde enero de 2008, cuando le pidió numerosa documentación para aclarar si estaba llevando a cabo prácticas monopolísticas con presuntas coerciones a sus clientes para que no usaran productos de Advanced Micro Devices (AMD), su principal competidor.

El fiscal también ha deducido que Intel podría haber abusado de su poder para eliminar posibles amenazas competitivas o perjudicar la libre competencia, lo que supondría una violación de la legislación estatal y federal al respecto. Según el fiscal de Nueva York, "en los últimos años, Intel ha llegado a acuerdos exclusivos con los grandes fabricantes de ordenadores para que usaran sus micropocesadores a cambio de miles de millones de dólares".

La fiscalía neoyorquina explicó también que Intel "ha amenazado y en realidad castigado a los fabricantes de computadoras que estimaba que trabajaban en cercanía a sus competidores". En su comunicado señala también que "las amenazas incluían cortar con los pagos que recibían de Intel, para dárselos directamente a sus competidores, además de poner fin a las empresas conjuntas". Esa forma de relación exclusiva podría haber bloqueado de forma ilegal el acceso de sus rivales a canales de distribución, estima la fiscalía de Nueva York.

Las unidades de procesamiento x86 fabricadas por Intel son las que utilizan la mayoría de ordenadores y representan un mercado que supera los 30.000 millones de dólares en ventas anuales a nivel mundial. Se calcula que Intel controla alrededor del 90 por ciento de ese mercado en cuanto a ingresos y el 80 por ciento en cuanto a volumen de ventas, explicó la fiscalía cuando emprendió la investigación en enero de 2008.

Alegaciones similares de posibles prácticas monopolistas por parte de Intel han sido investigadas en Europa y Asia y en algunos casos se determinó que la empresa había violado normas vigentes antimonopolio. En Europa, el pasado mayo la Comisión Europea le impuso una multa récord de 1.060 millones de euros (casi 1.450 millones de dólares) por considerar que el líder mundial en el mercado de microprocesadores abusó de su posición dominante y obstaculizó la competencia y la innovación. Intel anunció inmediatamente que recurriría la sanción, la más alta impuesta hasta entonces por la autoridad europea de defensa de la competencia, pues superaba a la infligida a Microsoft en febrero de 2008 de 899 millones de euros.

El ejecutivo de la Unión Europa justificó entonces la cuantía de la sanción a Intel por la duración y gravedad de la infracción, así como por su cuota en el mercado de procesadores x86, y precisó que esa cantidad representa sólo el 4,15% de su facturación anual en el mercado afectado.

Las pesquisas de las autoridades de defensa de la competencia se iniciaron tras recibir una denuncia en 2000 de AMD, el único rival de Intel en el mercado de microprocesadores. Tras años de investigación, el ejecutivo europeo concluyó que Intel llegó a acuerdos con algunos de los principales fabricantes mundiales de ordenadores -como Dell, Lenovo, Acer, HP y NEC- que incluían descuentos a condición de que adquirieran a Intel de forma exclusiva o casi exclusiva sus microprocesadores y compraran menos a AMD.

Además, Intel efectuó pagos directos a la compañía Media Saturn, dueña de las cadenas de distribución MediaMarkt y Saturn, a cambio de que todos los ordenadores vendidos en sus tiendas llevaran instalados sus microprocesadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios