Ciencia

El Centro Internacional de Matemáticas Puras y Aplicadas expulsará a España en enero si no paga las cuotas que debe

  • España dejó de pagar en 2019 su aportación anual de 30.000 euros

  • La única respuesta que el organismo ha obtenido es que al Ejecutivo "no le parecía un compromiso ineludible"

Un alumno, con una calculadora científica durante un examen

Un alumno, con una calculadora científica durante un examen / Marta Fernández Jara, Europa Press

El Centro Internacional de Matemáticas Puras y Aplicadas (CIMPA) ha dado un "margen de confianza" al Gobierno hasta el próximo mes de enero para ponerse al día de las cuotas que debe o abordará la permanencia de España en la institución, según han informado a Europa Press fuentes de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), que destacan la "voluntad de arreglarlo" por parte de los Ministerios de Ciencia e Innovación y de Universidades.

La Asamblea General del CIMPA, centro de investigación de la Unesco dedicado a la promoción de la investigación matemática en países en desarrollo, tomó está decisión este martes durante su reunión en Niza, en la que los representantes españoles volvieron a ser interpelados por el impago de las aportaciones anuales por parte del Gobierno de España.

Hasta la fecha, las sociedades matemáticas han cumplido con sus compromisos de financiación, pero no ocurre lo mismo con la aportación correspondiente al Gobierno español, cuya situación de impago se remonta al año 2019, a pesar de los "reiterados llamamientos" por parte de los matemáticos españoles, que aseguran "sentirse profundamente avergonzados", según ha informado el Comité Español de Matemáticas (CEMat).

La actividad principal de CIMPA son las Escuelas de Investigación (Escuelas CIMPA), acciones temáticas de formación que tienen lugar en países en desarrollo donde haya proyectos de investigación viables. CIMPA organiza también cursos especializados y financia becas para que futuros matemáticos completen su formación en centros de prestigio.

Todo ello bajo el "estricto control y supervisión" de sus Comités Científico y Ejecutivo. Desde su creación en 1978, CIMPA ha financiado más de 340 Escuelas en 62 países diferentes, además de numerosos cursos temáticos y becas.

España fue en 2010 el primer país en sumarse a Francia, país fundador, como miembro de CIMPA. Posteriormente lo hicieron Noruega y Suiza, y recientemente, Alemania. La integración de España se llevó a cabo a través de un acuerdo marco asumido por el ministerio competente en temas científicos (Ciencia e Innovación) que entonces presidía Cristina Garmendia, y en el que España se comprometía a aportar financiación anual a CIMPA y a colaborar activamente en su estructura.

Esta segunda parte del acuerdo se viene cumpliendo por parte de la comunidad matemática española, que tiene en la actualidad tres miembros integrados en el Comité Ejecutivo como responsables científicos y presencia permanente en el Comité Científico. Además, un español (el doctor Iván Área) fue secretario general durante un periodo reciente y España ha acogido varias reuniones de los órganos de dirección de CIMPA, entre ellas la última presencial antes de la pandemia celebrada en enero de 2020 en Valladolid.

Para CEMat, los beneficios de la pertenencia de España a CIMPA han sido "innegables", al proyectar la imagen de un país comprometido con la cooperación en materia de ciencia, lo que se añade al gran impacto científico de la labor española en los países beneficiarios de las actuaciones de CIMPA, muchos de ellos países hermanos de Latinoamérica.

CUOTA DE 30.000 EUROS ANUALES PARA ESPAÑA

Todo ello a cambio de una aportación económica de 30.000 euros anuales, por los 237.000 euros de Francia o los 130.000 euros de Suiza en 2020.

"Pero desde 2019, el Gobierno de España ha dejado unilateralmente de satisfacer esa contribución y ahora la preocupación de la comunidad matemática española resulta extrema", apunta CEMat, que trabaja desde hace tiempo para reconducir la situación con el Ministerio de Universidades, que asumió la competencia de gestión tras la escisión del antiguo Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Sin embargo, CEMat asegura que la única respuesta obtenida ha sido que al Gobierno de España "no le parecía un compromiso ineludible" y que los intentos con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) han sido "igualmente infructuosos" y se ha puesto la situación en conocimiento de los distintos grupos parlamentarios.

"En cada reunión de CIMPA, los matemáticos españoles (miembros individuales de CIMPA o representantes de sociedades matemáticas) somos interpelados sobre esta situación y tenemos que confesar, con vergüenza, que nuestros esfuerzos están siendo estériles", subrayan desde el CEMat.

Asimismo, advierte de que son "numerosos" los matemáticos españoles que, de forma altruista, vienen contribuyendo al desarrollo de las actividades de CIMPA. "Supone un duro golpe ver que nuestro país se desentiende, sin dar explicaciones, de su participación en una institución científica prestigiosa dedicada a la cooperación internacional en el ámbito de las Matemáticas con países en vías de desarrollo en África, Latinoamérica y Asia", añaden.

Desde el CEMat encuentran "aún más incomprensible que esto ocurra bajo un Gobierno que supuestamente aboga por el incremento del presupuesto asignado a la ciencia y a la cooperación internacional, más aún en estos tiempos marcados por la pandemia, en los que ha quedado patente la necesidad de promocionar la ciencia como única forma de avanzar globalmente en las metas de equidad y de reducción de desigualdades y brechas de género".

Por todo ello, apelan a la sensibilidad de las instituciones del Estado para reconducir esta situación que, advierten, "daña notablemente la imagen exterior de España en materia de ciencia y de cooperación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios