Primera Vuelta al Mundo

Elcano se frena en seco: "O comemos o morimos"

Cinco muertes más en apenas 12 días convencen al comandante de la 'Victoria' de la necesidad de tocar tierra con urgencia, aunque eso suponga arriesgar el éxito de la misión. La nave española sigue batiendo récords y ya cumple 125 días sin tocar tierra.

El Océano Atlántico regala buenos vientos a una nao 'Victoria' agotada

La nave de Elcano 'vuela' hacia España con una tripulación que apenas puede mantenerse en pie tras casi cuatro meses sin tocar tierra y sin comer alimentos frescos. Con rumbo noroeste y con su estructura muy dañada la 'Victoria' busca el Golfo de Guinea y en unos diez días cruzarán el ecuador por cuarta vez en menos de tres años.

"Aquellos españoles sabían navegar"

Santiago Bolíbar, Almirante de la Flota entre 2011 y 2015, analiza en este artículo las condiciones de la navegación en la aventura de Magallanes y Elcano, destacando cómo la oficialidad y la tripulación supieron tirar de oficio para sobreponerse a las adversidades y culminar con éxito "una empresa de altísimo riesgo".

Proeza de Elcano, que consigue salvar el cabo de Buena Esperanza

Pese a perder tres hombres más y pese a los temporales que han roto el mástil y la verga del trinquete, la 'Victoria' remonta ya el Atlántico tras dejar atrás el cono sur de África. La tripulación llegó a sopesar la opción de arrojar las especias por la borda para soltar lastre, pero la terminó descartando. El escorbuto sigue devorando a una tripulación que queda reducida a apenas 40 hombres y que suma ya 103 días sin pisar tierra.

Llega la hora de la verdad para Elcano

Tras seis días recorriendo la costa sudeste de África sin hallar un lugar idóneo en el que fondear, la 'Victoria' se prepara para encarar a partir de mañana el cabo de Buena Esperanza. La tripulación ha quedado reducida a 43 hombres después de la muerte de dos marineros por escorbuto.

Elcano constata que aún no ha sorteado el cono sur de África

La 'Victoria se dio ayer de bruces con la costa suroriental del continente africano, lo que significa que en pocos días tendrán que enfrentarse al temible cabo de Buena Esperanza. La nave española busca un sitio para fondear porque hay muchos hombres de la tripulación agonizantes.