Polémica Cinco euros al turismo por entrar en Venecia: una tasa muy alejada de la situación actual en Cádiz

Muralla de la Macarena

Sevilla

Comida por jaramagos: este es el deplorable estado de un lienzo de la muralla islámica de Sevilla

Sevilla

La restauración de la Puerta de Córdoba reafirma su origen almorávide

REGISTRO

La muralla de la Macarena revela sus secretos

La limpieza saca a la luz el revestimiento de cal aplicado hace 8 siglos que hace que la barbacana luzca un tono blanco. Se han redescubierto huecos y encontrado huellas del sistema constructivo. Cuenta atrás para que la muralla islámica de Sevilla se pueda visitar. Reconstruyendo el plano de la Muralla de Sevilla. ¿Cuál es la capacidad de respuesta de las murallas de Sevilla ante una amenaza?.

Galerías gráficas

La muralla de la Macarena como nunca la viste, todas las fotos

Habla la muralla y revela sus secretos. Los trabajos de restauración en el baluarte defensivo andalusí en su cara extramuros están deparando importantes revelaciones. Su primer tramo, el que va desde el Arco de la Macarena al primero de los postigos, está prácticamente terminado. La intervención ha constatado lo que ya habían apuntado los especialistas en la fase interior: la muralla estaba decorada en blanco. Son numerosos los restos de color que han aparecido y que lo confirman. Pero no sólo había blanco. También hay ocres que conforman la paleta con la que los almohades decoraban sus construcciones. El blanco llama la atención en la cara externa de la barbacana, donde reluce de manera especial el revestimiento de cal que se empleó hace más de ocho siglos. Gracias a los hallazgos, como los agujales (huecos en los que se introducía la madera que soportaban los encofrados para hacer los cajones de tapial), se está descifrando cómo era el sistema constructivo. Además, se han recuperado las aspilleras, lanceras y los desagües que se ocultaron en una restauración realizada en 1963. Ahora estos huecos que servían para la defensa y la vigilancia son visibles desde el exterior.