Bienal 2008

La vida mancha

El espectáculo está pulido hasta el extremo, aunque no deja espacio a la espontaneidad.