Sociedad

2014 registra la menor cifra de muertes en accidentes de tráfico pero frena su caída

  • El año finaliza con 1.131 fallecidos en la carretera, tan sólo tres menos que en 2013 El número de accidentes bajó del millar

Por undécimo año consecutivo el número de fallecidos en las carreteras ha bajado para cerrar 2014 con 1.131 muertos, tres menos que el ejercicio anterior. Aunque se mantiene la tendencia a la baja, el ritmo de descenso se ha frenado.

Casi por los pelos se ha conseguido esa reducción, gracias en parte a las intensas campañas que la Dirección General de Tráfico (DGT) llevó a cabo en diciembre para controlar, fundamentalmente, la velocidad y el consumo de alcohol y drogas al volante.

Tal y como explicaron en una rueda de prensa el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la directora general de Tráfico, María Seguí, el día 11 de diciembre la estadística no era del todo halagüeña: había 20 fallecidos más que en la misma fecha del año pasado.

Sin embargo, en los 20 últimos días de diciembre las cifras dieron un vuelco y 2014 acabó con tres fallecidos menos en accidente en vías interurbanas y cerró con otra cifra histórica: el número de accidentes mortales logró bajar de 1.000. En concreto, fueron 981 (19 menos que un año antes), en los que 4.874 personas sufrieron heridas graves (5.278 en 2013).

Por comunidades autónomas, la siniestralidad aumentó en 10 de las 17, debido en especial a los descensos registrados en Cataluña (30 fallecidos menos) y el País Vasco (22 menos).

Las 1.131 vidas que se quedaron en la carretera (contabilizadas en las primeras 24 horas desde el accidente) es la cifra más baja desde 1960 (cuando comenzaron las estadísticas), si bien, como dijo el ministro, cada vez cuesta más reducirla. Aunque es "utópico" lograr el objetivo de cero accidentes, no es un reto "irrenunciable", sentenció Fernández Díaz antes de ofrecer otro dato histórico: en 2014 hubo 34 días en las que ninguna persona murió (29 en 2013).

Por contra, también hubo un día en el que se registró la cifra más alta de muertos. Fue el 8 de noviembre, cuando 23 personas fallecieron en siniestros de circulación, 14 de ellas en un accidente de autobús en Cieza (Murcia).

Hay que remontarse a diez años atrás para encontrar un día en el que se hayan producido tantas víctimas en una sola jornada.

Y si algo preocupó especialmente en 2014 a Interior fue la alta siniestralidad de furgonetas, ya que el año pasado murieron 92 personas en accidente de este tipo de vehículos, casi el doble que 12 meses antes. Interior y Fomento quieren frenar este ritmo y, para ello, estudian una serie de medidas que van desde controles específicos de velocidad para furgonetas, camiones y articulados, hasta desviar su tráfico a vías de alta capacidad y sancionar a las empresas con hasta la prohibición de seguir en su actividad si mantienen a conductores infractores reincidentes.

Junto con las furgonetas, los ciclistas fueron, por tipo de usuario, el otro colectivo donde aumentó la siniestralidad, con 46 fallecidos frente a 37 de 2013.

Descienden, sin embargo, los usuarios de turismos, ciclomotor, motocicletas (12%), peatones (19%) y autobuses pese al accidente de Cieza.

Unos accidentes que se produjeron en el año con mayor número de desplazamientos por carretera desde 2007, en concreto 5,5 millones más para un total de 360 millones de movimientos, que se realizaron con un parque móvil viejo, ya que la media de antigüedad de los turismos es de 10,9 años, que se eleva a los 12,3 en el caso de los que han estado implicados en un accidente mortal.

Como ya es habitual, las carreteras secundarias concentraron el 79% de las víctimas mortales, frente al 16% en autovías y el 5% en autopistas. La salida de vía (el 41%), la colisión frontal (23%) y la fronto-lateral (16%) encabezan la lista por tipo de accidente.

Aunque el uso de los sistemas de seguridad se está extendiendo, todavía un 23% de los fallecidos en furgonetas y turismos no llevaban el cinturón de seguridad (en 2004 el porcentaje era del 38%), como tampoco tres niños menores llevaban el sistema de retención infantil (26 diez años antes).

Otros dos conductores de motocicletas, dos también de ciclomotor y 14 ciclistas fallecidos no llevaban casco (en 2004 fueron 27, 73 y 30, respectivamente).

No quiso el ministro ser triunfalista mientras una sola vida se quede en la carretera, pero reconoció que los datos son, en cierta forma positivos, si se tiene en cuenta que el parque móvil es antiguo, que hay 31 millones de vehículos, que los conductores son cada vez más mayores y que aumenta el número de desplazamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios