Sociedad

La precariedad laboral retrasa aún más la decisión de tener hijos

  • La incertidumbre ante el futuro provoca que caiga la natalidad en España por tercer año consecutivo · Las madres, y sobre todo los padres, renuncian a tomar la baja por nacimiento por el temor a perder el empleo

Comentarios 1

La precariedad laboral y la incertidumbre económica que se vive en muchos hogares están retrasando la decisión de las parejas de tener hijos, y en las situaciones en que se da el paso, los padres están acogiéndose menos a los permisos por nacimiento.

El número de nacimientos en España en 2011 se ha reducido por tercer año consecutivo -un 3,5% menos que en el año anterior-, mientras se eleva la edad media de la maternidad hasta los 31,4 años, según los últimos datos facilitados por el INE.

"Tenemos una natalidad muy baja, pero la gente dice que le gustaría tener más hijos, aunque las condiciones económicas y laborales no lo permiten. El desempleo en mujeres jóvenes hace posponer la maternidad y una edad muy tardía para el primer hijo condiciona las posibilidades del segundo", explica a Efe la investigadora del Instituto Ramón y Cajal, Margarita León.

Además, para la economista Carmen Castro "la incertidumbre y la precariedad laboral hacen que las personas sean más resistentes y se lo piensen" a la hora de reclamar los permisos a los que se tienen derecho por nacimiento o adopción de los hijos.

El número de padres que se han acogido al permiso de maternidad -que han compartido con su pareja algunas de las semanas por nacimiento- ha descendido casi el 10% en el primer trimestre de este año.

También descendieron los permisos de maternidad y los de paternidad en ese periodo más de un 5%, respecto al año anterior. "La bajada se debe a la caída del empleo porque son prestaciones vinculadas al trabajo", expone Margarita León, investigadora del Instituto de Gobierno y de Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien también destaca la incidencia de la estabilidad del progenitor en su puesto de trabajo.

"Si piensa que el empresario le va a mirar con malos ojos y puede incidir en la renovación de su contrato, evidentemente renuncia a acogerse a este derecho", añade.

Opina que "se mantienen muchos prejuicios en todos los niveles y que falta concienciación para que se avance" en este ámbito.

"En los países nórdicos hacen obligatorio el permiso de paternidad a un número de semanas, como es el de la maternidad y, o lo coges, o lo pierdes".

En este sentido, Carmen Castro, representante de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción, asegura que en aquellos países "que están invirtiendo en igualdad y por tanto que han equiparado los permisos de nacimientos para padres y madres, están viendo cómo crecen el índice de natalidad y sus índices de fecundidad". "En todos los países donde existen permisos intransferibles para los padres, ellos los utilizan, pero si están condicionados a las madres, pues no lo utilizan", señaló.

La economista advierte que el descenso de los permisos puede marcar "una tendencia muy negativa", no sólo por la aceptación de la renuncia a derechos sociales, en muchos casos coaccionados por el mercado laboral, sino por las repercusiones negativas en la salud de los niños por la ausencia de los progenitores en las primeras semanas de vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios