Sociedad

Todos somos neandertales

  • Un estudio asegura que el 'homo sapiens', tras salir de África, se pudo cruzar con el hombre de neandertal en la zona de Oriente Próximo hace unos 80.000 años

Comentarios 6

Un equipo internacional de investigadores, con participación española, ha descifrado el primer borrador del genoma del neandertal, que revela que el homo sapiens euroasiático comparte del 1 al 4% de su ADN con los neandertales, con los que, según los expertos, se pudo cruzar tras salir de África.

Éstas son algunas de las principales conclusiones de un estudio publicado en la revista Science, que, además de plantear esta novedosa hipótesis evolutiva, identifica un catálogo de 83 genes exclusivos y definitorios de la especie homo sapiens.

El borrador genómico se produjo a partir de tres muestras del yacimiento croata de Vindija, de tres individuos femeninos distintos, asegura Carles Lalueza-Fox, uno de los científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) implicados en este trabajo liderado por Svante Pääbo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania).

Estas muestras se complementaron con la secuenciación parcial de otros tres neandertales de Mezmaiskaya (Rusia), de Feldhofer (Alemania) y de la cueva de El Sidrón (Asturias).

Para situar el genoma neandertal en el contexto evolutivo, según Lalueza-Fox, se secuenciaron además cinco genomas humanos completos: de un surafricano del grupo San, el de un africano del grupo Yoruba, el de un chino Han, el de un francés y el de un nativo de Papúa-Nueva Guinea.

En el proyecto se han llegado a secuenciar un total de 5.525 millones de nucleótidos (moléculas).

Entre las conclusiones "más llamativas", Lalueza-Fox destaca que "hay fragmentos enteros de cromosomas que tenemos los humanos modernos no africanos que son idénticos en los neandertales".

Esto apuntaría a que "hubo un momento de contacto" o "flujo génico" entre ambas especies hace unos 80.000 y 50.000 años en Oriente Próximo, después de que el humano moderno abandonara África.

Para Lalueza-Fox, esto supone un cambio de "paradigma", ya que no se ajusta a ninguno de los dos modelos extremos tradicionalmente planteados: "fuera de África" e "hipótesis multirregional". El primero defiende una salida del homo sapiens de África sin cruzamientos con otras especies humanas más arcaicas, mientras que el segundo postula una evolución local en cada continente a partir de una migración muy antigua, cercana a los dos millones de años. Además de esto, el estudio establece un catálogo de 83 genes que difieren entre humanos modernos y neandertales.

Se trata de genes "clave para definirnos" y todavía poco conocidos, según Lalueza-Fox, que están relacionados con el metabolismo, la cognición, la morfología de la piel o la fisiología, como el SPAG17, que juega un papel importante en el movimiento del esperma.

Todo esto ha sido posible gracias a las actuales tecnologías de secuenciación masiva, presentes en el campo científico desde hace cinco años, según Lalueza-Fox, quien ha coincidido con Antonio Rosas, paleobiólogo del CSIC, en que se trata también de un logro tecnológico.

Rosas señala que gracias a este trabajo se conoce algo más de "nuestra especie".

Para Rosas, lo que sugiere este hallazgo es que la región implicada en el cruzamiento entre neandertales y humanos modernos debió ser el Próximo Oriente u Oriente Medio, porque "el fenómeno afectó por igual a los genomas de Europa, Asia y Oceanía".

"El flujo génico descubierto únicamente puede detectarse de neandertales a humanos modernos, por la dinámica expansiva de las poblaciones humanas modernas, pero no es descartable que fuera bidireccional", afirma Rosas, quien ha añadido que "no hay rastros de que hubiera este flujo después, cuando nuestros antepasados entraron en Europa hace 40.000 años".

El estudio se ha publicado en dos artículos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios