Sociedad

¿Qué pasa si tengo un accidente en un taxi o un VTC?

  • El pasajero de un taxi o VTC tiene derecho a reclamar por daños y perjuicios al margen del responsable del accidente, según el comparador de seguros Acierto.com

Un VTC que opera con Uber circula delante de un taxi en Granada. Un VTC que opera con Uber circula delante de un taxi en Granada.

Un VTC que opera con Uber circula delante de un taxi en Granada. / Carlos Gil

Hasta hace muy poco tiempo, el único servicio de transporte privado -aunque regulado- que existía distinto del vehículo propio era el taxi. Lejos queda aquello de que, para hacer una reserva, era necesario llamar a la central o bajar a la calle en busca de algún vehículo con el cartel de libre. Sin embargo, las nuevas tecnologías han irrumpido en el mundo del transporte, creando en las grandes ciudades una amplia oferta de vehículos privados. Esto permite a los usuarios antes comparar mediante aplicaciones móviles los precios y la calidad de cada compañía antes de reservar para efectuar su trayecto. 

Ahora, además de la tradicional red de taxistas, existen los llamados Vehículos de Transporte con Conductor (VTC). Sus servicios se extienden por muchas ciudades de Europa y se solicitan mediante una app móvil que permite hacer la reserva, el seguimiento del vehículo y fijar el precio final del trayecto antes de iniciarlo. Un método sencillo y eficiente de contratar el transporte, que taxi ha desarrollado posteriormente.

Pero no solo los VTC compiten en el mercado del transporte privado con los taxis. Como resultado de la revolución digital, han surgido otro tipo de servicios de transporte: carsharing y motosharing, empresas que permiten alquilar sus vehículos mediante una aplicación móvil, que se encarga de localizar el más cercano, reservarlo y calcular el precio en función de la tarifa de la compañía y el tiempo de uso. Actualmente en España hay 5 empresas de uso temporal de motos y 8 de coches, pero ni las tarifas son iguales, ni las coberturas de su seguro en caso de accidente.

Es importante leer la letra pequeña

Usar cualquier tipo de transporte conlleva unos riesgos, como pueden ser multas, golpes, o en el peor de los casos, accidentes. Los servicios de carsharing y motosharing, convierten al usuario en conductor, teniendo este la responsabilidad de una conducción segura y responsable. Pero, en caso de accidente, ¿Qué tipo de seguro hay detrás de la moto o el coche que reservas?, ¿qué cubre el seguro y que gastos asume el usuario? 

Tal y como informa el comparador de seguros de coche y moto Acierto.com, las compañías que ofrecen estos vehículos de alquiler tienen la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil obligatorio para circular. Además, y como mínimo, deben tener un seguro a terceros convencional, que en muchas ocasiones tiene una franquicia a cargo del usuario en caso de accidente. Estos seguros no cubren entre otras cosas: robo o hurto de objetos personales dentro del vehículo, pinchazos o reventones de las ruedas causados por el uso del conductor, multas o infracciones de tráfico, ni daños causados por el usuario en los que haya dolo o negligencia.

El seguro de moto más completo lo encontramos en la empresa Ecooltra, que incluye una cobertura por daños a terceros, y cobertura total en los daños y robos del propio vehículo. Este tiene una franquicia de 500€ o 99€, según la tarifa, que deberá abonar el usuario. En el caso de carsharing, las coberturas y exclusiones del seguro, por norma general, son las mismas que en motosharing, y todas las compañías cuentan con seguro de responsabilidad civil y un seguro con franquicia, abonada por el usuario, que varía desde un máximo de 90€ en el caso de la compañía Zity hasta un máximo de 500€ en el caso de Emov y Car2go. Pero cuando el tipo de transporte elegido por el usuario, no le convierte en conductor sino en ocupante del vehículo, como ocurre con los taxis y VTC, el caso cambia.

Todo ocupante está amparado por un seguro de responsabilidad civil

Los taxis y VTC tienen contratado un seguro a terceros ampliado que incrementa las coberturas básicas tanto para el conductor, como los ocupante, o un seguro a todo riesgo con franquicia que cubre las reparaciones del automóvil. Las aseguradoras convencionales son las que cubren este tipo de servicios de transporte, y como muestra un informe de Acierto.com, ofrecen pólizas similares a estos vehículos, que a los coches normales.

Si tenemos en cuenta la cantidad de horas que un conductor de taxi o VTC pasa al volante, es relativamente sencillo sufrir un accidente. En este caso, estos vehículos están obligados a tener un seguro de responsabilidad civil más amplio que el de un vehículo propio, pero no lo están de tener el seguro obligatorio de viajeros, ya que es obligatorio solamente para coches superiores a 9 plazas. 

Ante un posible accidente, el encargado de valorar la situación y aportar un informe médico señalando los daños, será un perito médico.Y la compañía de seguros responsable de cubrir los daños, variará en función del culpable y las víctimas. El taxista dispone de cobertura por defensa jurídica incluida en su póliza y puede reclamar el perjuicio patrimonial con lucro cesante, que es el coste de reparación necesario de daño causado, y los gastos en los que se ha incurrido por el perjuicio.Y por otro lado, el conductor del VTC tiene un seguro personal que depende de su aseguradora elegida, además del seguro de la compañía para la que trabaja. Sin embargo, los pasajeros tienen los mismos derechos, independientemente de viajar en taxi o VTC. 

El pasajero está completamente amparado por un seguro de responsabilidad civil aparte del seguro contratado por la empresa con la que realiza el trayecto, y tiene derecho a reclamar por daños y perjuicios al margen del responsable del accidente. Se le considera tercero perjudicado, por lo que es indiferente quien haya sido culpable del accidente, ya que será amparado por la compañía aseguradora correspondiente del vehículo culpable, que se responsabilizará de cubrir los gastos de los daños materiales y personales, que pueden reclamarse en forma de indemnización. Siendo necesario para solicitar dicha indemnización: la matrícula del coche, el ticket de la carrera y la compañía aseguradora. Y según los expertos de Acierto.com es recomendable también, contactar con un abogado especializado en accidentes de tráfico, ya que el abogado de la compañía defenderá el interés de la misma y no el de las víctimas.

En cuanto al equipaje, por norma general estas pólizas no están obligadas a indemnizar por los daños materiales dentro del vehículo causante del accidente si son del conductor, pero si al pasajero, siempre que no tenga vínculo, debiendo demostrar la rotura o deterioro a causa del siniestro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios