Sociedad

Rouco, reelegido de nuevo presidente de los obispos

  • El cardenal, al que le faltan seis meses para jubilarse, ha sido elegido por cuarta vez porque la cúpula eclesiástica no quiere cambios ante la próxima visita del Papa a Madrid.

El cardenal Antonio María Rouco ha vuelto a ser elegido presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) por cuarta vez y a menos de seis meses de cumplir 75 años, cuando deberá presentar su renuncia como arzobispo de Madrid al papa Benedicto XVI. La CEE también ha reelegido al arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, como vicepresidente de la organización.

Rouco ha obtenido el apoyo de 39 de los 75 obispos con derecho a voto, superando así los 28 votos obtenidos por Blázquez para la Presidencia de la CEE.

En la elección de vicepresidente, Blázquez se ha impuesto con 57 votos, muy por delante del cardenal y arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, quien ha contado con el apoyo de 17 obispos.

La CEE ha optado así por reelegir a Rouco y Blázquez, supuestamente para no hacer grandes cambios en la cúpula de la Iglesia española a pocos meses de la visita de Benedicto XVI a Madrid para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud, que reunirá a más de un millón de jóvenes el próximo mes de agosto.

Coincidiendo con la visita del Papa, el 20 de agosto, Rouco cumplirá 75 años y deberá presentar su renuncia al Arzobispado de Madrid, con lo que debería dejar la presidencia de la CEE, aunque el Pontífice tiene la posibilidad de retrasar la fecha efectiva de jubilación.

Si concluye este cuarto mandato, Rouco será el prelado que más tiempo ha presidido la CEE por delante del cardenal Vicente Enrique y Tarancón, quien ocupó el cargo 10 años.

El cardenal Rouco presidió la CEE entre 1999 y 2005, cuando perdió el cargo frente a Blázquez, para recuperarlo tres años más tarde, en 2008.

En una breve rueda de prensa en el transcurso de la reunión de la Asamblea General de la CEE, Rouco ha subrayado que, para los próximos años "la ruta está marcada", especialmente por la celebración de la JMJ, una cita que servirá para "mostrar el rostro de una Iglesia que se acerca a los jóvenes queriendo responder a sus necesidades, consciente de que así se acerca a toda la sociedad".

Preguntado por las relaciones con el Gobierno, Rouco ha subrayado que "desde la transición, la relación siempre fue correcta, muchas veces cordial y siempre cooperante" y se mostró convencido de que seguirá siendo así.

El cardenal ha apuntado que, en estos momentos y con motivo de la celebración de la JMJ, las relaciones tanto con el Gobierno como con las demás administraciones, no son sólo "muy intensas" sino también "muy fluidas, de diálogo y cooperación" a nivel institucional.

Otra cosa son los problemas que puedan plantear las leyes que "inciden en la vida de los ciudadanos que son cristianos y quieren vivir como cristianos", ha precisado.

Así, Rouco ha reconocido que existe "un problema histórico que no está resuelto del todo" como es el de la regulación jurídica de la clase de religión y el derecho de los padres a escoger el tipo de colegio que quieren para sus hijos.

Otros aspectos en los que "las divergencias siguen vivas" son, según Rouco, "visiones del hombre" y de aspectos básicos como el derecho a la vida, la institución matrimonial y la familia.

Preguntado por las encuestas que sitúan a la Iglesia en muy bajos niveles de confianza en la sociedad y por qué piensa hacer para "reconquistarla", el cardenal y Arzobispo de Madrid ha subrayado que "la sociología no es una ciencia infalible".

"No tengo yo la sensación de que la Iglesia en este momento no sea creíble y estimada, sino todo lo contrario", ha dicho Rouco, para quien "el calor popular es muy grande" y el índice de participación social "muy alto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios