Diego López

"Estando en el Sevilla te miran con otros ojos"

  • Diego López (Paradela, 3-11-81) sueña con ser el sucesor de Buyo y Palop en el corazón del sevillismo y se toma con naturalidad la competencia con el mito valenciano, con quien rivalizó incluso como portero de la selección.

Comentarios 2

-Está en el Sevilla, ¿le ha llamado la atención algo con respecto al Villarreal en cuanto a estructura?

-Bueno, básicamente que hay una gran masa social detrás y mediáticamente es un club con más repercusión. Allí era mucho más reducido todo, pero tampoco hay tantas diferencias. Es más grande que el Villarreal, pero en cuanto a entrenamientos o de lo que disponemos los jugadores todo es parecido.

-También se encuentra con un nuevo preparador de porteros, Javi García, que tiene una concepción un poco diferente de lo tradicional sobre la preparación.

-Sí. Es un cambio importante de método de trabajo y creo que para bien, lo conozco aún poco pero me está encantando su trabajo y su forma de plantear los entrenamientos. En eso estoy muy contento y tanto yo como Andrés (Palop) y Julián (del Sevilla Atlético) dependemos de su trabajo de cómo nos encontremos después.

-Míchel, para concienciar al entorno de los cambios que se van a producir en el Sevilla, siempre ha utilizado el ejemplo del Villarreal para justificar el paso atrás. Usted, que ha vivido el descenso de un club que partía en Champions, ¿ha aportado esa enseñanza al grupo?

-Todo el mundo es consciente de que este año necesita hacer una gran temporada. Yo, poco a poco, lo iré comentando. Ellos tienen la experiencia de haber visto lo que ha pasado en el Villarreal y yo tengo la experiencia de haberlo vivido en mis carnes. He hablado con algún compañero y ya saben que equipos muy buenos han descendido y que este año tenemos una buena plantilla para estar arriba y para pelear por los objetivos por los que el Sevilla tiene que luchar.

-Personalmente para usted, venir a un club como el Sevilla y competir con un mito para la afición como Palop, ¿qué supone?

-He firmado un contrato largo y ha habido una confianza plena de Monchi, del presidente y del entrenador por que yo esté aquí. Eso es muy importante y a partir de ahí está claro que me tengo que hacer con un hueco. Con todo, vaya por delante que voy a tener a un compañero como Andrés y que la competencia va a ser dura, pero eso es bueno y favorable para el equipo.

-Diego López no hace mucho que estuvo en ese grupo ahora deseado siendo uno de los tres porteros de la selección. ¿Lo añora?

-Sí, yo la verdad es que los cinco años que he estado en el Villarreal, quitando este último que no ha sido bueno de ninguna de las maneras, a nivel individual estoy muy contento con mi progresión y vengo a un club que me puede ofrecer también lo que faltaba en Villarreal, que me miren con otros ojos por estar en un equipo grande como es el Sevilla y quizá eso me dé más oportunidades. Pero bueno, no es algo que me obsesione, sino estar al cien por cien, dar lo máximo y sobre todo que mis compañeros, el entrenador y el club estén contentos con mi trabajo.

-Pero ha sido internacional por sus méritos en el Villarreal y eso dice mucho...

-Sí, porque es muy difícil. Ser internacional jugando en un equipo pequeño es complicado y más cuando ese club no tiene, digamos, el peso que tienen otros.

-¿Se ha quedado un poco sorprendido por lo que ha dicho Javi Varas cuando ha salido de aquí con respecto a su relación con Palop?

-La verdad es que no he leído nada de eso y no puedo opinar, salvo que ellos dos sabrán. De momento mi relación con Andrés es fantástica, no nos conocíamos de antes, sólo de jugar en contra, pero la convivencia está siendo muy buena.

-El de portero es un puesto que a veces provoca piques por la tiranía que dicta que sólo puede jugar uno. ¿Se necesita una personalidad especial? Requiere una relación especial, de complicidad, de cercanía, pero a la vez de competitividad...

-He tenido muchos compañeros, algunos de ellos muy importantes, y con nadie he tenido ningún problema porque intento competir y ganarme un puesto, pero fuera de ahí es otro compañero más y una persona a la que hay que respetar y valorar. Si juega uno u otro, lo importante siempre es el equipo y que el que juegue lo haga bien.

-Y mantener la calma. El que no juega tiene que estar preparado y sentirse fuerte, no desmoronarse.

-En los primeros seis meses en Villarreal no jugué porque estaba Viera y luego me convertí en el portero revelación y casi voy a la Eurocopa. Yo llevo muchos años ya, tengo mucha experiencia en esto y es algo que no me va a preocupar. Sí, evidentemente, voy a luchar al máximo y estoy luchando al máximo desde el primer día para ser titular, pero siempre hay que respetar la decisión del entrenador.

-¿Cómo vivió la explosión de Palop en el Sevilla? La final de Glasgow, aquel gol en Donetsk... Junto a Kanoute, cambió la historia del club.

-Ha tenido unos años magníficos y ha sido una pieza clave para conseguir esos títulos que tiene el Sevilla. Eso hay que respetarlo, pero el fútbol es el momento actual y ahí, claro, uno no puede vivir del pasado.

-Quizá los mejores años de Palop coincidieron con su época en la selección y en Sevilla no se entendía que Luis no lo llamara. Sin embargo, él fue al final quien fue a la Eurocopa, pese a no debutar.

-Sí, fue él. Yo empezaba en el Villarreal y luego fui yo el tercer portero de la selección durante un año y medio hasta que me sacaron, o sea, esto es una cosa normal (sonríe). Hay muy buenos porteros en España gracias a Dios y puede ir cualquiera. Está claro que en Sevilla en aquel momento se pedía que fuese Andrés, en Barcelona que fuera Valdés y en Villarreal, que estuviera yo. Lo normal.

-¿Con Reina la figura del tercer portero de España ha cogido ese papel un poco destinado a unir el grupo y a crear buen ambiente?

-Sí, bueno... no sé. Ya digo que la selección ahora no es algo que me preocupe, sino el Sevilla, mi club y hacer una buena temporada.

-Usted es medio paisano, admirador y amigo de Buyo y sabrá que Palop y él han sido lo máximo en porteros para esta afición.

-Coincidimos en Madrid, él estaba en las categorías inferiores e hicimos migas. Para mí de pequeño era una referencia, ¡era el portero del Real Madrid! Ya sé que en Sevilla él y Andrés son los porteros que más han calado. Ojalá sea yo el tercero y a eso es a lo que vengo. Tengo años por delante y creo que los mejores de mi carrera están por venir.

-Supongo que las palabras del presidente no se las ha tomado al pie de la letra cuando dijo aquello de que Palop era el primer portero. ¿Lo vio más como un elogio que pudo haber llegado para Diego López igualmente?

-Por supuesto. Yo sé lo que ha sido Palop en este club y voy a respetar eso siempre. También al presidente, está claro, pero yo voy a hacer mi trabajo para que no sea así.

-Colectivamente, ¿qué sensaciones palpa en el equipo en un año complicado y a la vez importante?

-El objetivo es estar en Europa y el Sevilla tiene jugadores, calidad y estructura para ello. No es meternos más presión de la que tenemos. Cada jugador sabe que en este club es algo que tenemos que conseguir, más en la época en la que estamos. Es clave para el club por ingresos y para que el Sevilla encadene otra vez la etapa que tuvo de éxitos.

-Se va Javi Varas, con una tipología de portero, de reflejos y agilidad. Y llega usted: envergadura, técnica, presencia...

-Yo creo que un buen portero tiene que reunir todas las facultades. Unos tienen más puntos o más aptitudes que otros en unas cuestiones y otros en otro tipo de juego. Creo que el portero actual tiene que ser muy completo y con Javi García trabajamos en todos los aspectos para mejorar y ser muy regulares. Juego de pies, aéreo, uno contra uno, reflejos o capacidad de mando, que es muy importante y que creo que este equipo también necesita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios