Miércoles santo

El tiempo gana al fútbol

  • Desde hace cinco años no se conseguía el pleno absoluto de salidas en los primeros cuatro días

Comentarios 1

EL último año en el que no hubo suspensiones de salida por lluvia de Domingo de Ramos a Miércoles Santo fue 2009. Estamos, de momento, ante la mejor Semana Santa de los últimos cinco años. La jornada de ayer repitió el éxito de sus antecesoras en esta Semana Santa 2014. Y con el tiempo como aliado. No en vano, el Miércoles sigue siendo el día mejor tratado por la climatología junto al Domingo de Ramos. En los últimos 30 años sólo se había estropeado en 2005, 2008 y 2013. Por tanto, ayer se resarció del mal trago del año pasado, en el que no salió procesionó ninguna de las cuatro cofradías.

Día de cofradías y día de fútbol, algo a lo que no es ajeno el Miércoles Santo. Pero ni el Barcelona ni el Real Madrid consiguieron quitar a mucha gente de la calle, aunque sí  había más con auriculares puestos. Ayer se vivía la jornada entre el casco histórico de Cádiz y Valencia.

En la iglesia de Santa Cruz, mientras el paso con San Juan Evangelista enfilaba la enorme puerta, el capataz Gerardo Navarro daba abrazos y golpes en el pecho a sus cargadores de manera motivadora. Testigos  de ello son los cinco nazarenos que han llegado en representación desde la hermandad de Las Aguas de Sevilla con un guión y cuatro varas después de que esta cofradía fuera galardonada con el Premio Longinos. El Lunes hizo lo propio la gaditana en la capital hispalense. El Cristo de las Aguas, a pesar de sus dimensiones puede salir perfectamente por la puerta de Santa  Cruz y tirar para el Campo del Sur donde la plataforma del Entrecatedrales se convierte en un mirador perfecto para los fotógrafos que quieren buscar una buena imagen con todo el Campo del Sur y el mar al fondo.

El palio de la Virgen de la Luz es uno de los más completos de la Semana Santa de Cádiz y, también de los más anchos. Luz es precisamente la que había en la plaza Fray Félix para recibir a esta imagen. Y luz también al final de un túnel en Santiago del que se salió sobre los pies por las dimensiones del propio paso.

Esta hermandad tuvo un pequeño incidente cuando en la calle san José en una levantá del primero de los tres pasos se desprendió el brazo derecho articulado de San Juan Evangelista, que tuvo que ser repuesto en su lugar.

En la Merced el sitio para ver la salida de Sentencia escasea. La estrechez de la bajada de la calle, la pequeñez de Las Canastas, son tan románticos a nivel cofrade como complicados para dar cabida a todos los que el Miércoles Santo se acercan a Santa María. Y esa escasez se alivia en las casas del barrio. Ventanas, balcones y azoteas se convierten en los palcos más idóneos para ver la cofradía de Sentencia, alcanzando números de ocupantes difícil de creer en algunos casos.

La estrechez de las calles de este barrio se simboliza a la perfección en la de la puerta del templo. Las dimensiones de la Merced obligan a la cofradía a superar dos complicadas maniobras de salida. La del Cristo, sin respiraderos, faldones ni el remate del trono de Pilato, realizada por los cargadores con el antebrazo. La del palio, a ruedas sin las profusas esquinas de flores -curioso el exorno floral a base de orquídeas que plantó ayer en la calle la Virgen del Buen Fin-. Ya en la calle, dos pasos y dos formas muy distintas de portar a las imágenes. La cuadrilla del imponente misterio, dirigida por Francisco Gallardo, inicia su recorrido con un izquierdo y tras una primera vuelta levanta a pulso el pesado paso con el acompañamiento de una marcha de la excepcional Rosario (lástima que esta formación solo esté presente un día en la ciudad). La del palio, con alegres andares bien distinto y llevando el paso alante y atrás, bajando luego sobre los pies la calle Merced para superar una complicada maniobra a consecuencia de los balcones de esa calle.

Un poco más adelante, ya en el túnel de Santiago enseñaron el paso tres cuartos a la plaza de Candelaría y empezó a dar pasos hacia atrás para meterse de nuevo en la calle a los sones de Réquiem', a la que le siguió 'Gitano tú eres de Santa María, en la única oportunidad que tiene la ciudad de Cádiz para escuchar a la banda de Cornetas y Tambores del Rosario. Más de 100 músicos que tocan como los ángeles y que está al nivel de las mejores que hay en Sevilla.

Día grande de Santa María. Si La Merced veía salir al Señor de la Sentencia y la Virgen del Buen Fin, en Santo Domingo lo iba a hacer el Cristo de la Salud y la Virgen de la Esperanza de Cigarreras. Un año especial para esta hermandad vinculada históricamente a la fábrica de tabacos que en apenas dos semanas va a cerrarse de manera definitiva.

Una mujer llora a lágrima tendida en la farmacia Casado que se encuentra enfrente de la puerta de la iglesia de Santo Domingo mientras el Señor de la Salud sale por la puerta. Precisamente Jesús de la Salud y Amén fueron las marchas que tocaron para ir hacia el Compás de Santo Domingo.

Detrás, medio centenar de mujeres ataviadas con mantillas participan en el cortejo. En el interior del templo, fray Pascual Saturio Medina da recomendaciones a los cargadores de la Virgen de Esperanza para que la lleven con mimo y que no corran.

A ruedas salió para el exterior y una vez que se hicieron todas las labores de montaje, la primera levantá la realizó el hermano mayor de la cofradía de Expiración, Vicente Rodríguez, que este año ha sido pregonero de la Virgen de la Esperanza.

Del fervor del barrio de Santa María, se pasa a la austeridad absoluta y al recogimiento en el barrio de San Carlos con la hermandad de las Angustias del caminito. Negro absoluto para acabar con un día con una luz espléndida. Y en ese camino que recorrió Angustias, en la calle ancha el pianista Manolo Carrasco dedicó una pieza a este paso dirigido por el Pájaro. La Semana Santa se va volando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios