Semana Santa

La lluvia acaba con el Jueves Santo

  • Afligidos da marcha atrás y decide no salir a causa de la lluvia, al igual que el Nazareno. Oración en el Huerto sale y vuelve tras refugiarse durante unos minutos en Puerta Tierra. La esperanza está en una tregua del tiempo a partir de la medianoche

"Si hay agua nos mojamos". Así de claro fue el hermano mayor de Afligidos, Ramón Velázquez, poco antes de las nueve de la noche, con la idea de que su hermandad marchara"sin prisa pero sin pausa" camino de la Catedral. Sin embargo, casi a las 21:30 horas el consejo de Afligidos dio marcha atrás y, en vista de que el tiempo no daba tregua posible, decidió no salir ya que los partes meteorológicos no daban margen para alcanzar el templo diocesano. Con la última baja de Afligidos, los cofrades gaditanos se ven obligados a despedirse del Jueves Santo a la espera de una mejoría que permita salir primero al Medinaceli y luego al Descendimiento al Perdón.

Antes, casi a las 20 horas, Velázquez ya había anunciado que harían "todo lo posible" para llegar a la Catedral, aunque recomendó a todos aquellos que quisieran marcharse que lo hicieran, mientras que "los que quieran acompañar a Nuestro Padre Jesús de los Afligidos vamos a seguir aquí" con la intención de salir en cuanto fuera posible porque "sabemos que en una hora podemos estar en la Catedral". "Estamos preparados para salir", explicó, para cumplir "solo y exclusivamente" con su estación de penitencia en el templo diocesano.

La inestabilidad es la tónica de una jornada que dejó una imagen insólita a causa de la lluvia. El cortejo de la Oración en el Huerto, que había decidido salir pese a los adversos partes meteorológicos, se ha roto con la irrupción de la lluvia pasadas las seis de la tarde. Concretamente a las 18:20 horas, la Virgen de Gracia y Esperanza quedó refugiada bajo el monumento de las Puertas de Tierra acompañada solo por sus acólitas, mientras el Cristo de la Oración en el Huerto partía a paso tambor camino de la Catedral. Pero, ante la insistencia de la lluvia, el paso ha vuelto para encontrar refugio junto a la Virgen bajo el monumento. Tras unos minutos de espera, la hermandad decidió finalmente volver a la parroquia de San Severiano sin completar su estación de penitencia.

Además, la estancia de las imágenes bajo las Puertas de Tierra había provocado un gran atasco a la entrada al casco antiguo pese a haber habilitado la policía un carril al tráfico y finalmente la hermandad ha decidido emprender la vuelta antes de que la lluvia vuelva a sorprenderles.

El Nazareno, por su parte, decidió pasadas las nueve de la noche no iniciar su estación de penitencia a la vista de los partes meteorológicos y sus fieles tendrán que esperar a la Magna del próximo sábado para ver al Alcalde Perpetuo de la ciudad en la calle. Se trata del segundo año consecutivo en el que el Nazareno de Santa María no puede salir a causa de las lluvias.

Y si la lluvia ha empañado la jornada, un trágico suceso ha marcado la jornada, el fallecimiento de José Vizo, ecónomo del Cabildo de la Catedral, de un infarto mientras cumplía con sus funciones en la sacristía del templo diocesano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios