Semana Santa

La cruz por la ciudad

Comentarios 2

LAS cofradías surgieron en un ambiente social cristiano, para juntos vivir mejor una vida de piedad en torno a los Sagrados Titulares. Los tiempos son otros y ahora existe la necesidad de una nueva evangelización. En 1988, los obispos del sur pidieron a las hermandades que contribuyeran a la evangelización de sus diócesis. Pregonar la Buena Nueva es misión de todos los cristianos, especialmente de aquellos que formamos parte de estas asociaciones de la Iglesia.

Las cofradías son "escuelas de fe", están insertadas en la trama social, de manera que son un humus cristiano que recuerda permanentemente el mensaje de Jesucristo. Nos dice monseñor Asenjo que "un cofrade es un cristiano que en su vida pública no oculta su condición de cristiano". Tenemos una gran responsabilidad los cofrades en momentos de pérdida de valores, de pérdida de fe, de crisis en la familia…

Debemos ser abanderados de la religión. Proclamar con San Agustín que la cruz es un navío, y que "nadie puede atravesar el mar del mundo si no es llevado por la cruz de Jesucristo". El cofrade actual no puede ser insensible a la realidad que nos rodea. Al contrario, debe llevar los ojos bien abiertos, y desde su vivencia en la hermandad, irradiar una corriente cristiana que contagie. Tenemos que hacer que no se seque ese humus cristiano de nuestro pueblo.

Todo esto pasa por ese resumen del Evangelio que es la cruz. Desde nuestro amor por la Pasión de Cristo, luchemos por cambiar la sociedad. Dice Benedicto XVI: "El Resucitado es siempre Aquel que ha sido crucificado". Llevemos un año más la cruz por la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios