Semana Santa

Sobria estampa de Jesús

  • Cientos de fieles se dan cita en Conil para ver al Cristo de la Buena Muerte

Una calurosa tarde, en la que las rachas de viento de Levante se empezaban a dejar sentir por la plaza próxima a la parroquia de Santa Catalina hizo invitar a muchos fieles y devotos de la Hermandad de Penitencia del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Amargura.

Como marca la tradición, pasadas las siete de la tarde del Miércoles Santo, se abrían las puertas del templo para dejar aparecer la Cruz de Guía acompañada de los faroles y el primer grupo de hermanos penitentes con el libro de reglas y las banderas de la Hermandad de color azul y rojo a modo de cruz intercambiando dichos colores, precediendo el paso del Misterio con Jesús Crucificado en una sobria estampa.

Se trata de un paso que impresiona por su austeridad y solemnidad, donde se aprecia una gran roca seca con algunas ramas de lentiscos y sin flores. Sobre esa piedra se apreciaban unos espinos, que eran los restos del material con el que se habría confeccionado la corona que llevaba sobre su cabeza el Crucificado.

Esta Hermandad, creada en la década de los años 70 del siglo pasado, cuenta con algo más de 400 hermanos que lucían antifaz blanco y túnica negra sin capa y con cíngulo blanco para el Cristo y antifaz blanco, túnica negra con capa roja y cíngulo blanco para la Virgen.

También calor en Vejer para recibir a la Hermandad de Gloria de Nuestra Señora de la Oliva Coronada, que comenzaba su acto penitencial con la celebración de una misa a las seis y media de la tarde en la iglesia de San Miguel.

Sobre las ocho se iniciaba la procesión con su titular el Cristo de la Oliva al que acompañaban cientos de feligreses que aguardaban a las puertas de la capilla para ver salir esta imagen que necesita de unas maniobras de descenso de la Cruz a la hora de atravesar el pórtico.

En Barbate, pasadas las diez de la noche, los titulares de la Venerable, Devota y Fervorosa Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado (Vulgo de Medinaceli) y María Santísima de la Trinidad iniciaban su recorrido bajo la dirección de su hermano mayor, Juan José Mendoza.

En Medina, la Hermandad del Cristo de la Reconciliación y Paz, junto a la imagen de Nuestra Señora de los Dolores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios