sanlúcar

Soberano Poder con fervor

  • Las hermandades del Pusillux Grex y La Cañita volvieron ayer a dar lo mejor de sí en la calle

El paso de la Hermandad del Pusillus Grex de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder, ayer en la calle. El paso de la Hermandad del Pusillus Grex de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder, ayer en la calle.

El paso de la Hermandad del Pusillus Grex de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder, ayer en la calle. / f.j.f.

La brillantez de los desfiles procesionales que viene contemplando Sanlúcar desde el Viernes de Dolores tuvo ayer su continuidad de la mano de las dos hermandades del Lunes Santo. En el Barrio Alto de la ciudad, la veterana cofradía conocida popularmente como La Cañita. En el Barrio Bajo, la joven Hermandad del Pusillus Grex.

La máxima expectación que suscitó en 2014 la corporación religiosa radicada en la céntrica Parroquia de Nuestra Señora del Carmen con ocasión de su primera salida procesional dentro del programa de la Semana Mayor sanluqueña se transformó, por tercer año consecutivo, en un extraordinario interés de los cofrades y curiosos en general por comprobar nuevamente la formidable capacidad de esta hermandad para dar lo mejor de sí procesionando no sólo por el Barrio Bajo del municipio, sino también por el Barrio Alto, más allá de la establecida Carrera Oficial. Así, respondió de manera excepcional a lo que se espera de todas y cada una de las hermandades locales en la calle.

La cofradía del Pusillus Grex, que todavía tiene muy próximas en el recuerdo las salidas que realizaba como agrupación parroquial cada Sábado de Pasión, sólo unas horas antes del Domingo de Ramos, afrontó ayer con la misma ilusión que los tres primeros años su estación de penitencia en la Parroquia de Nuestra Señora de la O.

Ni que decirse tiene que su incorporación al Lunes de Pasión da mayor contenido a esta jornada que durante años ha protagonizado en exclusiva una única hermandad.

A media tarde, la expectación también era máxima en la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad Coronada, la sede de la Hermandad de la Humildad y Paciencia. Efectivamente, en el entorno del templo de la Patrona de Sanlúcar se concentró numeroso público para vivir la salida de la Cofradía de la Cañita, que, como cada año, desde el primer momento dio un magnífico ejemplo de penitencia en la calle, aparte de brillar en el lucimiento de sus dos pasos, el de misterio con la denominación indicada y el de palio con Nuestra Señora de las Lágrimas, "la Reina del Barrio Alto" para los devotos de esta sagrada imagen con manto blanco.

La imagen del 'Señor de la Cañita' nunca deja indiferentes a los numerosos creyentes que se echan a la calle para disfrutar de algunos de los momentos más emotivos de este día grande de la Semana Santa local. Y el precioso paso de palio de la Virgen de las Lágrimas siempre parece lucir como la primera vez ante la fervorosa mirada de los fieles congregados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios