Semana Santa

Silencio al paso del Perdón

  • El Cristo cumple 35 años como cotitular de la Borriquita

Los hermanos de la cofradía de La Borriquita pudieron sacarse la espinita del pasado año y salir a la calle con su cotitular, el Cristo del Perdón y la Misericordia.

Hace un año se quedaron en la casa hermandad del colegio La Salle a causa de la lluvia, que este año se cambió por un sol radiante y viento en calma tras los días de levante pasados: una tarde noche perfecta. Desde temprano, en el colegio se palpaba ya la emoción con los preparativos de la salida y los últimos retoques al exorno floral, que volvía a ser muy sencillo y austero, con detalles muy llamativos y habituales como las rosas rojas a los pies del Cristo que caracterizan a este paso.

La hermandad ha iniciado un proyecto para remodelar el paso en el que procesiona

La de ayer, como es habitual, fue una de las salidas más sobrias de la Semana Santa puertorrealeña. El silencio, sólo roto por los suaves sonidos de la capilla musical, Mater Dolorosa, es quien protagonizó el desfile del Cristo crucificado, que forma parte de la hermandad lasaliana desde que hace 35 años lo donase la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio La Salle.

La cofradía procesionó en Vía Crucis, rezando las catorce estaciones de los momentos y sufrimientos vividos por Jesús desde que fue hecho prisionero hasta su muerte en la cruz y posterior resurrección. Fue el párroco de San Benito, el padre Juan Antonio Martín Barrera -director espiritual de la Hermandad- quien las comentó.

Los cofrades se pararon en cada una de las catorce cruces de madera colocadas a lo largo del itinerario. Todas con imágenes de la Pasión, traídas de Roma por un grupo de hermanos. Una de ellas estaba situada en la Iglesia de San Benito, donde llegaron entorno a las diez de la noche, poco antes de la recogida.

José María González Zaldívar y Antonio Galvín Gallardo fueron, una vez más, los capataces del paso que contó con 35 costaleros, la mayoría de ellos gente muy joven al ser éste uno de los pasos en el que los costaleros se inician en el mundo de la carga.

El paso que portó la imagen del Perdón es el antiguo paso de misterio de La Borriquita, construido en el Arsenal de la Carraca en el año 1945. Ahora, la junta de gobierno de la cofradía ha puesto en marcha un proyecto para su remodelación, que pretende desarrollar durante los próximos cuatro años construyendo una nueva mesa (parihuela) más amplia que la actual, con respiraderos bordados en aplicaciones sobre terciopelo negro, aunque manteniendo los actuales respiraderos como canastilla del paso.

Silencio en todo el recorrido y entre el público que ayer se volvió a echar a la calle para arropar a un desfile procesional muy sencillo pero al que la ciudadanía, especialmente los vecinos de La Salle, le guardan especial cariño.

Con la misma solemnidad con la que la imagen salió regresó a la casa hermandad lasaliana que, por segunda y última vez en esta Semana de Pasión, cerraba sus puertas con la satisfacción de haber completado sin incidentes sus desfiles procesionales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios