Semana Santa

Semana Santa en verso

  • Jesús Devesa ofrece un pregón de más de dos horas cargado de poesía y muy aplaudido por el público del Falla El texto incluye algunas alusiones al nuevo equipo de gobierno y, en particular, al alcalde

Comentarios 3

¿Qué es lo que distingue a un buen pregón de otro menos bueno? ¿Qué baremos se pueden establecer o identificar para certificar el éxito, la indiferencia o el fracaso en un evento literario como el anuncio de la Semana Santa? Con la dificultad que esto encierra, se puede decir que el joven cofrade Jesús Devesa Molina ofreció ayer un muy completo pregón de Semana Santa donde el verso se impuso por goleada a la prosa y donde el público vibró, a tenor de los aplausos y alguna otra ovación que arrancaron las palabras del pregonero.

 

Posiblemente, un elemento que ayude al éxito del pregón sea un arranque con fuerza, que ponga en tensión al respetable y que levante los primeros aplausos nada más comenzar la intervención. Y eso lo consiguió sobradamente ayer Devesa, con un inicio en verso en el que, con los campanarios de las iglesias como hilo conductor, el pregonero construyó una pieza que en sí sola bien valdría un pregón completo.

 

Los aplausos que siguieron a esta primera poesía y que se repitieron a lo largo de la proclama del único presente en el escenario del Falla es otro elemento que puede condicionar un buen pregón. En este caso, fueron más de una veintena las interrupciones que en forma de aplausos arrancó el texto, algunas de ellas bastante sonoras.

El pregonero concibió una obra en la que quiso presentar la Semana Santa desde muy diversos puntos de vista y que pudo presumir de ser muy leal y sincera con el pensamiento y las opiniones de Devesa. De este modo, expresiones, formas de pensar y comentarios que el pregonero venía realizando desde que fuera nombrado en septiembre se vieron fielmente reflejados ayer sobre las tablas del Falla -"La Semana Santa vive donde tu alma la sienta", por ejemplo, es una frase repetida por Devesa que ayer volvió a escucharse-.

 

Otro ingrediente de un buen pregón puede ser el de no caer en los prototipos establecidos e incorporar y aportar menciones que se salen del guión habitual. En el día de ayer, varias pueden considerarse las novedades que incorporó el pregón: en primer lugar, en el Falla estuvieron presentes -posiblemente por vez primera- las que desde ya pueden considerarse hermandades de vísperas. Y es que el pregonero mencionó a la agrupación parroquial del Cautivo de San José y a la orden de Servitas que este año procesiona el Viernes de Dolores ("Cruz de guía de Servitas / que se alzará la primera, / degustando un nuevo sueño / en el día de su fiesta").

 

También tuvo un recuerdo especial Devesa para los medios de comunicación y, especialmente, para los profesionales que se dedican a informar sobre la actualidad cofradiera en radio, televisión o prensa escrita. "Tiene Cádiz repartido / por sus plazuelas y calles / evangelistas que cuentan / con todo empeño y detalle / la pasión de Jesucristo / y el calvario de su Madre", comenzaban los versos dedicados a los periodistas, cuya labor defendió el pregonero.

 

Unido a esto, Jesús Devesa tuvo un recuero especial a lo largo del texto a cofrades desaparecidos: especialmente José Luis Ibáñez, que fuera hermano mayor de Borriquita y con el que Devesa tenía una estrecha relación; pero también al periodista Emilio López ("Un buen periodista y mejor persona, que aún sigue ejerciendo la profesión desde el paraíso celeste de la vida eterna", dijo), a Jesús del Río, al cargador Fernando Gutiérrez, o a Manolo Garrido, Manolo Montero o Pérez Sauci, entre otros cofrades desaparecidos que fue nombrando a lo largo del pregón.

 

Curiosamente, la muerte fue también un asunto que abordó el pregonero en su atril, con unos curiosos versos en los que abordó el "equipaje" que con tiempo tendrá preparado "por si acaso me sorprenden". 

 

La de 2016 será la primera Semana Santa del nuevo alcalde de la ciudad. Y a José María González -presente en el acto- y su equipo de gobierno dejó Devesa algunos recados durante su alocución. El más directo, sin duda,  es el que lanzó al alcalde en relación a la imposición de la medalla del Nazareno. "¿Quién dijo que los milagros eran cosas de tiempos pasados? Fíjense si son actuales, que al igual que en Cafarnaún hizo Jesús que un ciego recobrara la vista, también en nuestra ciudad hace algunos meses el Nazareno hizo que uno de esos vecinos que tenían ciegos los ojos de la fe, de esos que renegaban de su nombre y de su icono en la cruz, recuperara la visión del alma -aunque solo fuera por un instante- y recibiera sobre su pecho, la medalla corporativa de la hermandad. Obra y milagro del vecino más antiguo del barrio de Santa María", dijo Devesa, que aún tendría guardada otra referencia directa al gobierno municipal. Refiriéndose a la juventud cofrade, dijo el pregonero: "Y te llamarán de todo porque no vas a la moda: te tacharán de antiguo, de carca, capillita, te llamarán cófrade..." en referencia al término que empleó el concejal de Fiestas, Adrián Martínez de Pinillos, en el acto de presentación del cartel de Semana Santa. Y en los versos que siguieron volvió a hacer alusión a la política: "Y las modas ateístas / y el rumor que tanto hiere / se marcharán a la aurora / como tantas otras veces. / ¡No me pregunten cómo / supongo que como siempre / con la fe como bandera / y mi Dios omnipresente / gritaremos ¡sí Podemos! / para que el mundo se entere / que con Cisto y con María / Podemos, siempre se puede!". Estos mensajes -que llegaban justo después del anuncio del alcalde de no participar en la entrega del bastón de mando al Nazareno en la mañana del Jueves Santo ni de formar en la presidencia de la procesión esa noche- fueron respondidos por el público con una fuerte ovación que incluso levantó a algunos de sus butacas.

 

Así, entre versos y prosa, entre mensajes de plena actualidad y recuerdos de otros tiempos, entre asuntos sociales y referencias estrictamente cofrades fue prolongándose la intervención de Devesa, que quizás tuvo en el tiempo -alrededor de dos horas y veinte de intervención empleó Devesa- uno de sus puntos negativos. Eran las tres de la tarde cuando el pregonero pronunciaba, tras una intensa y emocionada poesía con su Virgen del Amparo como protagonista, las tradicionales palabras ("He dicho") que daban fin a un pregón intenso, sincero, muy poético y muy cofrade que marca "el tic-tac de siete días / que se cuentan a la inversa / en la fe de Andalucía", que dijo el propio Devesa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios