Semana Santa

Salida esplendorosa del Señor de El Puerto

  • La masiva presencia de público en la recogida de El Nazareno confirma el éxito de su nuevo horario Autoridades de la Marina asistieron al cortejo

No cabía un alfiler en la Plaza de España cuando en la mañana del Viernes Santo se recogía El Nazareno por el pórtico del Sol de la Basílica de Nuestra Señora de los Milagros. Se ha comprobado que retrasar la salida del Señor de la Madrugada de El Puerto ha sido una decisión acertada. Así lo confirmaba el hermano mayor del Nazareno, Francisco Fuentes, quien calificó la salida y la recogida de la cofradía como "esplendorosas", confirmando el buen estado de salud que goza la hermandad, a la que se han incorporado muchos jóvenes, que cumplió hace dos años su 450 aniversario y cuyo titular lució durante la procesión la Medalla de Oro concedida por la Corporación Municipal.

La hermandad de El Nazareno, es una de más esperadas de la Semana Santa de El Puerto. Su recorrido tuvo dos partes: una coincidió con las últimas horas de la madrugada y discurrió en un silencio que se rompió al amanecer, cuando se le incorporó la agrupación musical Virgen de la Oliva y la banda municipal Pedro Álvarez, de Puerto Real, en la antigua lonja de la Pescadería. La vocación marinera de la antigua hermandad de las Galeras Reales, estuvo reflejada por la presencia de autoridades de la Marina Española: el almirante de la Base Naval de Rota, Santiago Ramón González Gómez, y tres capitanes de navío; además de altos cargos de la Guardia Civil.

Abría el cortejo un cuerpo de penitentes ataviados con el antiguo hábito, hasta el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que lucía túnica de terciopelo grana oscuro y cordón dorado, sobre el tradicional calvario de claveles rojos. El paso era portado por 45 costaleros dirigidos por el capataz Sergio Ribera. Un amplio cortejo de penitentes, ya con túnica negra y capirote rojo, seguían al Nazareno, al que acompañaban numerosos fieles en silencio, manteniendo un orden la procesión que no se alteró durante toda la Estación de Penitencia, que el hermano mayor calificó de "perfecta".

La aparición del palio de María Santísima de los Dolores, es un acontecimiento esperado por los portuenses. Muchos sentimientos y muchas emociones contenidas afloran a su paso. Lucía su manto de terciopelo bordado, e iba acompañada en su desconsuelo por la imagen de San Juan Evangelista, de Pedro Roldán. El palio estaba exornado con jarrones de flores rosas y jacintos blancos. Algo más de seis horas se extendió la estación de Penitencia de El Nazareno, que ofreció al público una espectacular entrada en el templo, regresando las imágenes a sus capillas entre rezos dirigidos por el párroco y director espiritual Diego Valle.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios