Los dolores. puerto real

Riguroso traslado en la Villa

  • Como cada año la procesión realizó una visita a la capilla de las Felipenses

La ciudad se cubrió en la tarde noche del Lunes Santo de rigurosidad y dolor con la salida procesional de Los Dolores. La plácida tarde hizo que en esta ocasión no hubiera que esperar el beneplácito del cielo para ver el recorrido del misterio del Traslado al Sepulcro por las calles puertorrealeñas.  Con gran puntualidad, las puertas laterales de la prioral de San Sebastián se abrieron para iniciar el cortejo, encabezado por la la cruz de guía escoltado por dos faroles. Ésta daba paso a la sección de penitentes, que hasta un total de 60 formaban parte de la comitiva, ataviados con la túnica y capirote de color negro.

Igualmente, desfilaron el guión, la bandera, el estandarte y el libro de estatutos de la hermandad, que precedieron a la sección de mantilla, representaciones de otras hermandades, cargos eclesiásticos y de la Guardia Civil. Previo al paso el cuerpo de acólitos que llevaban uno de los pocas novedades dado que los portacirios fueron plateados en la mejora del patromonio llevada a cabo por la hermadad. De manera simultanea en el interior del templo, los costaleros comenzaban el proceso ceremonioso de sacar el misterio a la luz del sol. Una estampa inmortalizado por numerosas personas que con cámara en mano esperan dicho momento. Hay que indicar que hubo un pequeño incoveniente con una de las patas traseras del paso, pero que afortunadamente se pudo solucionar con celeridad.

La simbólica primera levantá correspondió en esta ocasión al nuevo vicario parroquital Pedro José Rodríguez. Posteriormente, el capataz Antonio Vázquez ofreció las órdenes correspondientes para recorrer el empedrado de los aledaños de la iglesia. Todo ello bajo los sones de la marcha “Dolores en tu Misericordia”, obra del musico local García Pulido, e interpretada por la Banda de Música  de Montellano de Sevilla que es la que acompañó a Los Dolores por segundo año consecutivo.  La procesión tomó las calles Ancha, De La Plaza, Cruz Verde, Real y Sagasta hasta llegar a la Residencia de las Hermanas Felipenses en la que llevó a cabo una oración en la  visita a la capilla en la que estuvo  años la imagen de María Santísima de los Dolores.  Después el cortejo se dirigió a la Carrera Oficial, cuyo paso estaba previsto pasada la medianoche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios