Semana Santa

Jesús, camino del calvario

El paso de Jesús del Ecce-Homo en su salida en procesión desde la iglesia parroquial de San José de Barbate. El paso de Jesús del Ecce-Homo en su salida en procesión desde la iglesia parroquial de San José de Barbate.

El paso de Jesús del Ecce-Homo en su salida en procesión desde la iglesia parroquial de San José de Barbate. / manuel aragón pina

Las hermandades de Barbate y Medina Sidonia estaban muy pendientes ayer del fuerte viento de levante, sobre todo en la localidad asidonense que, por su altura, podría hacer cambiar el itinerario previamente establecido.

El primero de los cortejos procesionales arrancaba en Barbate, con la apertura de las puertas de la iglesia parroquial de San José para dar la salida al paso de la Venerable, Devota y Franciscana Cofradía de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Ecce-Homo y María Santísima de la Salud que era recibida con los aplausos de varios centenares de devotos que se agolpaban en la plaza Basilio Valencia.

El Ecce-Homo fue acompañado por niños vestidos de monaguillos que estrenaban atuendo

Como estaba previsto, bajo la coordinación del hermano mayor Manuel Suárez, se producía la salida procesional del Ecce-Homo a hombros de su propia asociación de cargadores, mientras que en la plaza sonaba el himno nacional por parte de la Banda de Música Virgen de la Salud. Minutos más tardes hacía lo propio el segundo paso, con la imagen de la Virgen de la Salud, a hombros del colectivo de cargadores, que contó con el acompañamiento de la Asociación Musical Virgen de Gracia de Archidona.

Cristo, reo, es azotado y coronado de espinas con una caña en sus manos. Mira a sus devotos barbateños en la noche con un realismo dramático que impresiona, como quiso su imaginero, Alfonso Berraquero, al crearlo a mediados de la década de los ochenta del siglo pasado.

Como hábito, los integrantes de esta cofradía vestían túnica blanca con botonadura roja; antifaz y fajín rojos; auantes y zapatillas de esparto blancas y medalla de la Cofradía.

Entre los estrenos estaba el atuendo de los monaguillos, compuesta por túnica blanca y esclavina de terciopelo rojo. Su misión, tras el paso del Misterio, era la de repartir caramelos y estampitas a los pequeños que se encontraban en el cortejo procesional.

En Medina Sidonia la salida procesional la realizaba a Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo de los Llanos pasadas las nueve de la noche desde la parroquia matriz de Santa María Mayor La Coronada. El acompañamiento musical de este cortejo procesional, que cuenta con un único paso, estaba a cargo de la Agrupación Musical Cristo de la Buena Muerte de Paterna de Rivera, que este año ha editado un disco con algunas de sus composiciones musicales.

Entre las novedades estaba el regreso de la túnica beige para la imagen del Cristo de los Llanos, una petición que se había formulado popular por muchos de los devotos a esta venerada imagen. Igualmente, se estrenaba un escapulario bordado y cuyo autor es el gaditano Alberto Florido. Por último, el cuerpo de acólitos, estrenaba el equipo del pertiguero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios