Semana Santa

Cuaresma frenética en los talleres

  • Tallistas, bordadores, imagineros, doradores, restauradores... Los artesanos de la Semana Santa apuran estos días al máximo para que los estrenos lleguen a tiempo a las hermandades

En el mundo de las cofradías hay dos cuaresmas. Una Cuaresma que es la visible, la de los cultos, la de la entrega de túnicas en las casas de hermandad, la del trasiego de los montajes y desmontajes, la de los ensayos de las cuadrillas o de las bandas... Y otra Cuaresma que al mismo tiempo discurre de manera frenética en los pequeños talleres donde los artesanos de la Semana Santa dan forma a los estrenos que luego se verán en la calle en esos días grandes. Las semanas previas al Domingo de Ramos son de alta intensidad en estos espacios donde la tradición y el arte se dan la mano para crear, o recuperar, esas obras de arte que luego se contemplan en las calles durante las procesiones. Los encargos realizados por las mayordomías de las hermandades tienen que entregarse antes de Semana Santa. Y las 24 horas del día ya no son suficientes en este tiempo de Cuaresma.

"Entro casi a oscuras en el taller y salgo ya bien entrada la noche", responde la doradora de Sanlúcar de Barrameda Felisa García Llaneras, que en estas semanas trabaja más horas de lo habitual y no goza además de ningún día de descanso. "Son días de nervios y me tengo que armar de paciencia porque mayordomos y juntas se inquietan porque quieren tener el trabajo en casa lo antes posible", comenta esta doradora, que cuenta que desde que finalizó la Navidad "te encierras prácticamente en el taller" porque, de lo contrario, no tendrán tiempo para cumplir con todos los compromisos adquiridos.

En el caso de este taller de dorado, el trabajo se centra en el dorado de los dos nuevos candelabros laterales para el paso de Borriquita, en el dorado del frontal del canasto de Columna y también, para fuera de la capital, en el dorado del paso del Consuelo de Sanlúcar y de los candelabros del Soberano Poder de Jerez. "Además de algunos compromisos de un golpe, o de manchas de cera, o algo que te llaman y no puedes desatender", cuenta Felisa García.

Puntada a puntada va pasando también la Cuaresma en el taller del bordador gaditano Juan Carlos Romero, que reconoce que la Cuaresma "es el momento que más trabajamos, que más tiempo dedicamos al taller". "Nada más que es trabajar, de nueve y pico de la mañana que empezamos hasta las diez y pico de la noche que podemos acabar. Y conforme pasen los días hasta la madrugada o incluso sin dormir. Sólo dejamos el trabajo para ir a nuestros cultos, y a veces ni eso, y a vestir a las imágenes", explica Romero, que a estas amplias jornadas de trabajo le suma la ausencia de días libres. "Este lunes, por ejemplo, vamos a trabajar aunque sea fiesta", puntualiza.

En este taller, donde Juan Carlos Romero trabaja con Francisco Javier Piñero, están bordando una toca para Cartagena y un bacalao para un pueblo de Granada, además de empezar a trabajar en la restauración del manto de Desconsuelos, de la cofradía de Afligidos (aunque esta última pieza no será para Semana Santa, sino que se pretende estrenar en diciembre).

La premura de tiempo marca el ritmo de estos bordadores gaditanos, que ya luego durante el año sí trabajan con más desasosiego. "Pero tampoco cogemos vacaciones, lo que hacemos es no venir por las tardes, librar en Semana Santa... Pero trabajamos todo el año", comenta Romero.

En el taller del imaginero Luis González Rey también se ha juntado el retraso en la entrega de un encargo para restaurar -el misterio de la Sentencia que él mismo hizo para Almería- con el adelanto de fechas de la Cuaresma, que ha sido más tempranera de lo habitual. "Estamos liados a tope, como todos los años", responde González Rey haciendo un hueco en su trabajo, que pese a todo ello parece ir más tranquilo que en cuaresmas anteriores. El encargo que más le ocupa en estos días es la finalización de las nuevas cartelas que irán en el paso del Nazareno del Amor, en ese proceso de reforma que emprendió la hermandad y que este año dará un importante salto. "No creo que tenga problemas para terminar a tiempo; por ahora, todo va muy bien", señala al respecto González Rey.

Y con buenas previsiones de tiempo respecto a su trabajo avanza también la Cuaresma para la empresa de restauración Ars Nova, que dirige Fabián Pérez. "Todos los artesanos coincidiremos en señalar que estos son momentos intensos. Nuestra labor requiere vocación, buen gusto, sensibilidad... Pero también tiene unos plazos. Y esos plazos ahora en Cuaresma se agotan", ilustra a la perfección Fabián Pérez sobre la tensión añadida ante la minuciosidad de un trabajo tan detallista como el que estos artesanos desarrollan. Por eso, este restaurador no duda en señalar que la Cuaresma es "un período de nervios, de intensidad de trabajo, de emoción...".

Ese período especialmente cargado de trabajo lo llevan bien en Ars Nova. La empresa está volcada estos días con la restauración del paso del Cristo de la Humildad y Paciencia, que debe procesionar completamente restaurado el próximo Domingo de Ramos. A los trabajos de recuperación del dorado y limpieza generalizada se le ha unido la ejecución de una nueva parihuela así como un nuevo sistema que hace que el monte sobre el que va la imagen sea desmontable, lo que garantiza una mejor conservación del paso. "Estamos bien en plazos", indica sobre este trabajo Fabián, cuya previsión es que dentro de dos semanas pueda llevarse a San Agustín para que la cofradía comience el montaje habitual de la obra.

Hasta ese momento en el que se entregue el paso de la Humildad, o que González Rey finalice las cartelas del Amor y la restauración del misterio de Almería, o que Felisa García acabe el dorado de los candelabros de Borriquita o del paso de Columna, o que Juan Carlos romero y Francisco Javier Piñero den la última puntada a la toca y al bacalao pasarán muchas horas de intensa actividad, muchas noches y festivos de luz encendida en los talleres, muchas jornadas frenéticas en esa otra Cuaresma de los artesanos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios