Jueves Santo · Puerto Real

Blanca penitencia del Medinaceli

  • La Hermandad procesionó, por primera vez, con su reliquia del 'Lignum Crucis'

El Jueves Santo en Puerto Real se iniciaba con la salida procesional de la Hermandad de Jesús Cautivo y Rescatado y María Santísima de la Trinidad. El templo de María Auxiliadora abría sus puertas a las 8 de la tarde, por segunda vez en esta Semana Santa. El Cristo de Medinaceli delante tenía el itinerario más largo de la semana de pasión en la Villa. La primera levantá del paso, en las puertas del templo, la realizaba el sacristán de la parroquia, José Santana Carrasco, para inmediatamente después iniciar el rezo del Santo Rosario. El sonido de este rezo, dirigido por el capellán acompañado de la penitencia, es el único sonido que acompaña al paso que procesiona sin acompañamiento musical.

La de ayer era una jornada importante para los hermanos de esta cofradía, la más joven de la Villa, que procesionaban por primera vez con el Lignum Crucis que posee la hermandad. Una reliquia de la Cruz de Cristo que cuenta con su Auténtica. En este caso firmada por el cardenal arzobispo de Milán, el beato Andrés Carlos Ferrari (1850 – 1921). Una singularidad que hace que esta reliquia sea, según los cofrades, “una de las más importantes de Andalucía”. Esta joya histórica procesionaba ayer en un cruz relicario de plata elaborado para la hermandad en unos talleres de orfebrería de Cusco (Perú).

Un hermano penitente portaba la reliquia, que iba escoltada por dos hermanos servidores y ante un palio de respeto, a la que muchos ciudadanos se acercaron para poder tocarla y besarla.

Dos cuadrillas de costaleros, de 28 personas cada una, dirigidas por Fernando Sánchez, portaban al Cristo de Medinaceli. La imagen destacaba sobre un monte de 3.500 claveles rojos, procesionando por primera vez con una túnica blanca, algo que los hermanos quieren hacer cada cuatro años.

Fue una noche perfecta para los cofrades de Medinaceli y para los puertorrealeños, que disfrutaron de la presencia en la calle de uno de los Cristos que más devoción genera. Ahora esperan ese día soñado, en el que ver a la Virgen de la Trinidad, acompañando a Jesús Cautivo en procesión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios