Semana Santa

La Amargura regresó a La Jarcia

  • Las secciones de la Virgen cambian el color negro por el burdeos

Alas 19:00 horas, con gran puntualidad, atravesaba la puerta de la parroquia de San Benito Abad la impresionante cruz de guía que el puertorrealeño Manuel Castillo diseñó y talló para sus hermanos. Salía a la calle la Antigua y Venerable Hermandad de Penitencia del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, Aguas y Buen Viaje y Nuestra Señora de la Amargura, la más antigua de las hermandades de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

La primera y obligada parada era en la Plazuela del Cristo de la Vera cruz, donde se trabajaba con una gran solemnidad para volver a dar altura el Cristo crucificado tras pasar el dintel de la puerta. Fue el primer momento emotivo de un recorrido que el viento de levante no consiguió deslucir y que se inició tras la primera levantá que dio uno de sus costaleros, José Diego Sánchez, distinguido esta Semana Santa con la Almohadilla de Plata.

Al compás de los sones de la agrupación musical Ecce-Mater de Cádiz marchaban los 35 costaleros del paso de misterio con majestuosidad, portando al Señor de la Vera-Cruz, San Juan, María Magdalena, Nuestra Señora del Consuelo y Longino.

Impacientes esperaban los vecinos del barrio de La Jarcia. Este año la hermandad volvía a procesionar pos sus calles, recuperando su habitual itinerario que se vio modificado el pasado año para poder visitar a la Virgen de la Estrella, en su 50 aniversario.

Cuando el Cristo ya recorría la calle Factoría de Matagorda, se oían los acordes del himno nacional que interpretaba la Banda de Música Virgen de la Estrella, de Puerto Real. La Amargura ya estaba en la calle entre los aplausos del numeroso público que se concentraba en los alrededores de la parroquia para vivir el esperado momento. Ante ella posesionaban las secciones de hermanos penitentes que este año acompañaban a su Virgen con el color burdeos de su manto. Era uno de los estrenos de la cofradía junto a los ciriales del cuerpo de acólitos del Cristo, también tallados por Manuel Castillo.

A la 01:00 horas estaba previsto el regreso de los cofrades a San Benito Abad para dar inicio a una de las recogidas más singulares de la localidad en la que las cuadrillas de los dos pasos de la Hermandad agotan sus fuerzas para deleitarse en el encuentro, frente a frente, de las imágenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios