De toda la vida

Desde Catedral hasta la calle Ancha, los abonos de la Carrera Oficial se han convertido en una tradición que va pasando de padres a hijos, algunos con más de 40 años como abonado.