Crónica del Miércoles Santo en Chiclana

Cautivo en el templo por la lluvia

  • La Cofradía del Medinaceli suspende su salida procesional debido a la inestabilidad del tiempo

  • La hermandad celebra un vía crucis y realiza un recorrido con los pasos por las naves de la Iglesia Mayor 

Comentarios 1

Momentos antes de las ocho de la tarde en los aledaños de la Iglesia Mayor ya se respiraba un clima de incertidumbre y pesimismo debido a la fina lluvia que empezaba a caer, lo que hacía presagiar algo que poco después la propia Junta de Gobierno de la Hermandad del Medinaceli decidía en una reunión que dio comienzo en torno a las siete y que finalizó un cuarto de hora después.

Como habían hecho otras corporaciones de ciudades vecinas, Medinaceli se sumaba a la opción más segura y suspendía su desfile procesional ante las previsiones que auguraban nuevas precipitaciones durante la noche y la madrugada.

Así lo comunicaba el propio hermano mayor de la cofradía, José Manuel Carmona, que este año se estrenaba en el cargo con este mal trago, desde el Altar Mayor de una abarrotada Iglesia de San Juan Bautista minutos antes de las ocho, dejando patente el pesar de los responsables de la hermandad por la decisión que acababan de tomar.

Como alternativa, la Junta decidía celebrar un vía crucis penitencial en el interior del templo y realizar un breve recorrido con los pasos de sus titulares por las naves del primer templo de la ciudad, acompañados por las marchas que interpretarían las bandas de la Fundación Zoilo Ruiz Mateos de Rota y la Municipal de Chiclana.

Entre los cientos de fieles y el numeroso público que siguió entrando en el templo para rendir visita al Cautivo y a la Dolorosa Servita, resignación, lágrimas y pesadumbre por la imposibilidad este año de acompañar a dos de las imágenes más populares y devocionales de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios