Cuaresma

Por la vía correcta

  • El acto penitencial del primer lunes de Cuaresma parece consolidar la actual fórmula, con matices

La parihuela con el Señor del Prendimiento, por la calle Compañía camino de la Catedral. La parihuela con el Señor del Prendimiento, por la calle Compañía camino de la Catedral.

La parihuela con el Señor del Prendimiento, por la calle Compañía camino de la Catedral. / fito carreto

El primero de los actos de la Cuaresma gaditana marcha por el camino correcto. El vía crucis general de hermandades ha consolidado su actual fórmula, como volvió a demostrarse en la tarde-noche del pasado lunes. Así lo reafirmaba ayer también el presidente del Consejo, Juan Carlos Jurado, que realizaba un balance positivo de esta celebración que llevó al Señor del Prendimiento a la Catedral.

La actual fórmula del vía crucis funciona respecto a la fecha elegida -primer lunes de Cuaresma- porque supone todo un golpe de efecto para una ciudad que hasta el día anterior (Domingo de Piñata) está volcada en el Carnaval. Para ello, Jurado destaca la implicación y colaboración municipal, "lo que ha permitido retirar todos los exornos carnavalescos en el 95% del recorrido, salvo en la Plaza del Palillero, y que realizó también un plan especial de limpieza en esas calles". Fue en el año 2007 cuando el vía crucis trasladó su celebración al primer lunes de Cuaresma, siendo con anterioridad el miércoles de esa semana y luego el martes.

El presidente realiza una valoración positiva del vía crucis del lunes con el Prendimiento

También funciona el actual horario, que hace dos años se adelantó en una hora y que permite una mayor presencia de público por las calles durante los traslados de las imágenes.

De igual manera, el presidente del Consejo destaca el buen resultado que este año han tenido las novedades que incorporó el Consejo a la celebración: la significativa presencia de los jóvenes cofrades en la cabecera del cortejo, la menor intensidad de la iluminación en el interior de la Catedral o la puesta a disposición del libreto para seguir el desarrollo de las estaciones para aquel que lo quisiera descargar en su teléfono móvil o dispositivo.

Hasta aquí la parte positiva. Pero la buena línea del acto no impide valorar diversos elementos susceptibles de mejora. Uno de ellos es la actual configuración del cortejo, que en base al Reglamento Interno del Consejo -renovado en el año 2014- establece que cada hermandad participa con cuatro representantes y que la hermandad designada cada año sólo puede contar en las filas con una veintena de hermanos (además de la junta de gobierno). "Todo es estudiable, se puede mirar y plantear una modificación sobre este asunto", valora Juan Carlos Jurado, que señala además que ese numerus clausus no se estableció a rajatabla el lunes, permitiendo que fueran más de veinte hermanos del Prendimiento en el cortejo.

También reconoce el presidente que "hay que seguir mejorando el desarrollo del vía crucis en el interior de la Catedral", donde la mayoría de estaciones apenas cuentan con separación física entre unas y otras o donde el nutrido cortejo sufre un parón que se considera excesivamente amplio. Desde el Consejo reconocen que en buena medida esta situación la provoca no poder transitar por el trascoro, debido a la infraestructura habilitada para las visitas turísticas de la Catedral, por lo que se procurará retirar esa estructura en el futuro o se plantearán fórmulas alternativas como disponer al cortejo en filas de cuatro en lugar de dos.

Teniendo todos estos puntos a favor y esos aspectos mejorables en cuenta, Jurado se muestra satisfecho por el desarrollo del vía crucis, valorando además en el día de ayer "las buenas valoraciones que nos han hecho llegar los hermanos mayores". El vía crucis de hermandades marcha, por tanto, por el buen camino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios