Cuaresma

El peso de la Pasión

  • Diario de Cádiz pone de relieve en un trabajo fotográfico de Fito Carreto la convivencia de diferentes formas de cargar los pasos de las cofradías en apenas 40 kilómetros de distancia

Un joven con su molía. Un joven con su molía.

Un joven con su molía. / Fito Carreto

"Me llama muchísimo la atención que en pleno siglo XXI todavía haya tanta gente que se pegue esas palizas debajo de los pasos". Este pensamiento fue el punto de partida de un trabajo que el fotógrafo de Diario de Cádiz Fito Carreto ha realizado durante esta Cuaresma. El peso de la Pasión, el esfuerzo que requiere para tantos hombres -y en algunos casos, pocos aún, también para mujeres- llevar por las calles de sus ciudades los pasos sobre los que las cofradías muestran las escenas de la Pasión de Cristo o la figura dolorosa de la Virgen. En esto de hacer que la Pasión camine por las calles, la provincia de Cádiz sabe mucho. Y es que en estos más de siete mil kilómetros cuadrados de superficie conviven cada primavera prácticamente todas las maneras posibles de que los pasos salgan a la calle en Semana Santa: desde la rueda hasta el costal, desde la molía jerezana al cincho sanluqueño, pasando por la carga a hombro, ya sea debajo de los pasos (como ocurre en Cádiz) o alrededor de ello (como pasa, por ejemplo, en San Roque o en Setenil, a semejanza de los tronos malagueños).

El trabajo fotográfico que ha realizado este periódico y que puede contemplarse en su edición digital (www.diariodecadiz.es) se ha centrado en tres de las localidades donde la Semana Santa se vive con más intensidad, cada una con sus formas de carga bien diferenciadas.

Cádiz, Jerez y El Puerto de Santa María son los escenarios de este trabajo fotográfico. Las frías, y lluviosas en ocasiones, noches de Cuaresma han sido las indicadas para que la cámara de Fito Carreto se haya metido debajo de las parihuelas de ensayo, haya sido testigo del momento en que un costalero se pone su herramienta de trabajo o haya acompañado a un capataz mientras iguala los cuerpos para conformar la cuadrillas que a partir del domingo próximo, de Ramos, se esconderán bajo los faldones.

Melchor Mateo en Cádiz con el paso de Angustias de Ecce-Homo, Alejandro Soto en Jerez con la parihuela de ensayo del misterio de los Judíos, y Juan Luis Gutiérrez y Gaby Heredia en El Puerto con el paso de salida de Afligidos han abierto las puertas de sus ensayos a este periódico. Costales, molías y horquillas se dan la mano, de esta forma, para mostrar una pasión en minúscula dentro de la Pasión en mayúscula: la carga, en algunas de sus múltiples formas gaditanas. "Me llama mucho la atención. En toda la provincia puede haber quince o veinte mil personas, calculo, dispuestas a meterse debajo de los pasos; es como si estuviéramos aún en Egipto", comparte el fotógrafo autor de este trabajo cofradiero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios