Semana Santa Cádiz 2019 | Santo Entierro Tarde de duelo a la espera del milagro

  • Un cielo gris acompañó al cortejo fúnebre del Santo Entierro por las calles de Cádiz

  • La primera levantá del paso de Soledad fue en recuerdo de Francisco Rodríguez 'Paco Jardi'

Comentarios 1

El cielo se entoldó para acompañar al duelo. Las nubes grises anunciaban el paso del cortejo fúnebre. Una tristeza que, a su vez, acompañaba a la buena nueva de la renovación de la cofradía del Santo Entierro, que tras unos años complicados quiere empezar a ver la luz.

Con el Sábado Santo llegó la calma tras una semana intensa. Una quietud que también ayudó al transcurso de la única procesión de la jornada, con un riguroso luto que también se palpó en la calle.

Poco antes de las tres y media de la tarde, los hermanos del Santo Entierro aguardaban en el interior de Santa Cruz a la salida de la cofradía. En el rostro del hermano mayor, Fernando Díaz, se notaba la responsabilidad de volver a dar lustre a una hermandad señera de la Semana Santa gaditana en la que, sobre todo, brilla la magnífica urna de plata realizada por Manuel Ramírez en 1685. Díaz le pidió a los hermanos antes de la oración que mostraran en las calle gaditanas “el mejor ejemplo de evangelización y comportamiento cristiano”.

La Sagrada Urna del Santo Entierro procesiona por la plaza de San Juan de Dios. La Sagrada Urna del Santo Entierro procesiona por la plaza de San Juan de Dios.

La Sagrada Urna del Santo Entierro procesiona por la plaza de San Juan de Dios. / Marcos Piñero

El silencio se hizo al paso de la Sagrada Urna del Santo Entierro por la plaza Fray Félix. Desde el interior de Santa Cruz sonaba la marcha ‘¡Ha muerto!’, de Eduardo López Juarranz. Tras ella, el cortejo contó con una nutrida representación de autoridades civiles y militares, entre las que se encontraron el presidente de la Audiencia Provincial, Manuel Estrella, el subdelegado de Defensa, el coronel de Infantería de Marina Joaquín T. González, el parlamentario autonómico de Ciudadanos Juan de Dios Sánchez, los concejales Juan José Ortiz, María José Rodríguez y Fátima Rodríguez, y representantes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local. Del ámbito cofrade, también participó el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Juan Carlos Jurado, junto a representantes de una decena de corporaciones.

El momento más emotivo de la salida se vivió en los instantes previos a la primera levantá del paso de Nuestra Señora de la Soledad dentro de Santa Cruz porque entre los cargadores faltaba Francisco Rodríguez Paco Jardi, uno de los hombres que formaban parte del alma tanto de la cuadrilla como de la propia hermandad, que falleció hace unas semanas.

El paso de Nuestra Señora de la Soledad se introduce en el Campo del Sur. El paso de Nuestra Señora de la Soledad se introduce en el Campo del Sur.

El paso de Nuestra Señora de la Soledad se introduce en el Campo del Sur. / Marcos Piñero

El hermano mayor, Fernando Díaz, se dirigió a los cargadores para pedirles que tuvieran “muy fresco en la memoria” a Paco Jardi, que ha sido “el corazón de la hermandad”, por lo que invitó a los hermanos a que tuvieran presente que “la estación de penitencia sea exclusivamente para él”. Con su hermano Ángel a su lado, el mayordomo de la cofradía, Carlos Fernández, dio el primer golpe de martillo en su honor para que el paso se levantara dentro de Santa Cruz. “Paco, cuídanos en todo el recorrido”, exclamó uno de los capataces.

Con un andar sobrio que casa con el carácter fúnebre del cortejo, el paso de Soledad tuvo un pequeño problema en la salida al tocar la cantonera de la cruz con el dintel de la puerta, por lo que la trasera tuvo que rectificar y agacharse para poder salir al exterior. La marcha ‘Virgen del Valle’, interpretada por la Banda de Música Julián Cerdán, de Sanlúcar, acompañó sus primeros pasos para dar un carácter aún más solemne a la hermandad a la espera del milagro de la resurrección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios