Semana Santa

Palio de nubes para la Trinidad de Puerto Real

  • La Hermandad del Medinaceli salio de María Auxiliadora en la tarde del Jueves Santo

La inestabilidad meteorológica del Jueves Santo obligó a los cofrades del Medinaceli a tomar decisiones complicadas. La tarde en María Auxiliadora fue de reuniones y de muchas consultas meteorológicas. Eran decisiones especialmente complicadas en esta cofradía, una de las que realiza el itinerario más largo de la Semana Santa local.

Medinaceli ante el campanario de la parroquia María Auxiliadora Medinaceli ante el campanario de la parroquia María Auxiliadora

Medinaceli ante el campanario de la parroquia María Auxiliadora / C. Perdigones (Puerto Real)

Pero las ganas de hacer estación de penitencia por las calles de la Villa eran mayores que los temores a que la lluvia les sorprendiese en el camino. Además el sol espléndido que brillaba a la hora de la salida, ayudó a tomar la decisión. Así, mirando a un cielo que mostraba nubarrones lejanos, decidieron salir a la calle con la posibilidad de recortar el itinerario.

Cristo Medinaceli de Puerto Real Cristo Medinaceli de Puerto Real

Cristo Medinaceli de Puerto Real / C. Perdigones (Puerto Real)

El Cristo de Medinaceli iniciaba su estación de penitencia. La imagen de Jesús Cautivo y Rescatado, obra del escultor isleño, Juan Luis Castro Bey, desfilaba en riguroso silencio sobre un espectacular monte de claveles rojos, colocados al detalle por el equipo de floristas de la Hermandad, bajo las órdenes de Verónica Paz. El sonido de un tambor marcaba los pasos de los 28 costaleros que dirigían Manuel Cejudo y Manuel García, mientras la penitencia rezaba el Santo Rosario que dirigía el Sacristán de la Parroquia.

Cristo de Medinaceli, seguido de la Virgen de la Trinidad Cristo de Medinaceli, seguido de la Virgen de la Trinidad

Cristo de Medinaceli, seguido de la Virgen de la Trinidad / C.Perdigones (Puerto Real)

Tras el Cristo volvía a procesionar la Virgen de la Trinidad portada por la única cuadrilla de mujeres costaleras de la Semana Santa de Puerto Real. En muy poco tiempo, los cofrades de Medinaceli han logrado enriquecer su desfile con la presencia del paso de la Virgen, que este año estrenaba un puñal de plata, donado por una hermana; las cuatro esquinas del paso, realizadas por José María Villar y el taller de costura de la Hermandad; y el manto procesional de terciopelo burdeos, también hecho en el mismo taller.

Salida de la Virgen de la Trinidad Salida de la Virgen de la Trinidad

Salida de la Virgen de la Trinidad / C. Perdigones (Puerto Real)

También llamaba la atención la corona con la que la Trinidad procesionó, perteneciente al ajuar de la Virgen de la Amargura. La Trinidad, también en silencio, procesionaba bajo un palio de nubes que le acompañó durante todo el tiempo que estuvo haciendo estación de penitencia. Antes de salir de su barrio, el Medinaceli recibió la saeta de la cantaora Charo Lebrero, una oración al cielo, con el deseo de que el tiempo no aguase el sueño de los cofrades.

Charo Lebrero canta una saeta al Medinaceli Charo Lebrero canta una saeta al Medinaceli

Charo Lebrero canta una saeta al Medinaceli / C. Perdigones (Puerto Real)

Al cierre de esta información, recorrían la calle De la Plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios