Semana Santa Cádiz 2019 | Las Aguas

El desconsuelo de la juventud

  • Los hermanos veteranos de Las Aguas reciben la noticia de la suspensión con naturalidad frente a las lágrimas de los más jóvenes

  • El hermano mayor asegura que la decisión estuvo clara

Comentarios 1

José María Aguilar se encuentra en un lateral de la iglesia de Santa Cruz hecho un mar de lágrimas. No encuentra consuelo por más que la gente le venga a animar. A sus 17 años debutaba como cargador en esa cantera de pasos que es San Juan Evangelista. Tantos días esperando ese día que tanto soñaba después de haber ido creciendo tras algún que otro paso como aguador, que cuando escuchó a Joaquín Alberto Correas, hermano mayor de Las Aguas, comunicar a los hermanos que se suspendía la estación de penitencia a causa de la posibilidad de lluvia, se derrumbó. Quizás José es demasiado joven y le falta la veteranía que tienen hermanos de más años que saben que las cosas son así, y hay veces que toca y otras que no.

Unos minutos antes, el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Juan Carlos Jurado, y uno de los miembros de su equipo, Francisco Muriel, estaban en Santa Cruz para entregar los últimos partes del tiempo y estos no eran muy halagüeños. Entre las cinco de la tarde y las diez de la noche había una previsión de lluvia de entre un 25 y un 30%, y de ahí hasta las tres de la mañana se reducía entre un 20 y 25%.

Cinco minutos después de las cuatro y cuarto, la hora en la que estaba prevista la salida de esta hermandad, el hermano mayor, acompañado de su junta de gobierno, tomaba la palabra en el altar mayor pero la cara con la que se ponía frente a los hermanos ya anticipaba que no venían buenas noticias. Tras comunicar que no se iba a salir, dijo que “nos duele muchísimo el alma pero hacemos lo mejor para poder salvaguardar el patrimonio de la hermandad”.

Dos hermanas de Las Aguas se abrazan tras conocer la suspensión de la salida procesional. Dos hermanas de Las Aguas se abrazan tras conocer la suspensión de la salida procesional.

Dos hermanas de Las Aguas se abrazan tras conocer la suspensión de la salida procesional. / Lourdes de Vicente

Los hermanos de Las Aguas, salvo el murmullo creado al decirse que no se salía, recibieron la noticia con mucho estoicismo. Claro que hubo lágrimas, como las de José María y otros hermanos, pero en general hubo mucha tranquilidad. Mientras que se empezaba a organizar la cofradía para ir desalojando paulatinamente el templo, los cargadores de la Virgen de la Luz rezaban en la capilla del Sagrario delante del paso de palio.

Una vez que se vaciara la iglesia estaba previsto que se abrieran las puertas durante una hora para que la gente que estaba en la puerta esperando la salida, pudiera entrar en Santa Cruz para ver los titulares de esta hermandad y de las otras cuatro que salen desde esta iglesia.

Joaquín Alberto Correas señaló que tuvieron muy clara la decisión que podían tomar porque, en su caso, si le sorprendía la lluvia en determinados sitios era imposible plantear un regreso rápido a la iglesia.

Esta hermandad, que cumple el año que viene su 75 aniversario, exhortó a los hermanos a que acompañasen el próximo domingo a las ocho de la mañana a sus titulares en el camino de regreso a la iglesia del Pilar.

Mientras tanto, la lluvia que sorprendió a Sentencia poco después terminó por hacer buena la decisión tomada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios